En México se estima que las probabilidades de desarrollar cáncer de piel es de un caso por cada 100 mil habitantes. Según INEGI, cada año fallecen 800 personas por este tipo de neoplasia.

En la entidad, de acuerdo con datos del Centro de Oncología y Radioterapia de Oaxaca (CORO), hasta 2018 se registraban al año hasta 30 casos de tipos diferentes de cáncer de piel.

Por ello, en este Día del Melanoma, los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) recomienda evitar exponerse a los rayos ultravioleta del sol de 11 de la mañana a cuatro de la tarde y utilizar bloqueadores con máxima protección, reducen el riesgo de padecer cambios en la piel que pudieran evolucionar con el tiempo a algunos de los tipos de cáncer de piel.

También sugiere utilizar ropa de manga larga, sobreros de ala ancha, gafas solares, bloqueador con Factor de Protección Solar (FPS-50) 30 minutos antes de exponerse, mantener la piel humectada, hidratarse constantemente (beber por lo menos dos litros de agua natural) y examinarse diariamente la piel.

Destaca la importancia de poner atención en lesiones o manchas que aparezcan o aumenten de tamaño ya que puedan representar un peligro a la salud, “hay lesiones que tardan en cicatrizar  o sangran, si esto sucede deberán acudir al médico para descartar que no sea una lesión neoplásica”, puntualizó.

La dependencia informó que el cáncer de piel del tipo melanoma –es uno de los más agresivos puesto que pueden dar metástasis a otro lugar y ocasionar alta morbi-mortalidad, esta lesión puede aparecer como un lunar o una mancha negruzca  en la piel, y más frecuentemente en extremidades de crecimiento rápido–.

Con respecto al no melanoma (basocelular) es más frecuente en personas adultas con piel clara y avanza lentamente, se manifiesta en la cara y zonas expuestas que empiezan como una lesión que no cicatriza o en ocasiones sangra, con tono obscuro, rojizo e incluso incoloro pero no causa molestia ni dolor.

Agregó que el carcinoma epidermoide se presenta en sitios de antecedentes como: cicatrices de quemaduras e irritación crónica, frecuentemente en cuero cabelludo, en sitios de exposición (rostro, orejas, manos, labios y escote) siendo los más afectados las personas de piel blanca.

Finalmente se exhortó a la ciudadanía a extremar el cuidado de la piel vigilando lunares, su simetría, los bordes, el color y el diámetro, y en caso de encontrar alguna alteración solicitó acudir al especialista para el diagnóstico correcto y así determinar el tratamiento necesario en tiempo y forma.