El llamado Parque del Amor se ha convertido en el refugio perfecto de malvivientes, aunado a que sus espacios son disputados por organizaciones de ambulantes y transportistas.

Ante esta situación, vecinos del lugar y usuarios frecuentes de los servicios de transporte demandaron a quien corresponda que haga un reordenamiento del Parque del Amor, que ponga más vigilancia y, sobre todo, que regulen la instalación de puestos ambulantes. Lo que se construyó como un lugar para regocijo de las familias vecinas de Xococotlán, Santa Anita, San Martín Mexicapan y San Juanito, principalmente, actualmente es una zona insegura para muchos transeúntes como doña Georgina Barrientos, ya que la ingobernabilidad que ahí se vive hace que sea refugio perfecto para la delincuencia que aprovecha para esconderse entre los puestos o casetas de los vendedores.

SIN VIGILANCIA

«Antes había patrullas, había policías vigilando el paso. Ahora se ha convertido en un peligro principalmente para las jovencitas que tienen que pasar por aquí», dijo.

Se puede observar la ausencia de algunos focos en las luminarias, lo que hace a este lugar tenebroso, sobre todo al caer la tarde.

También se quejó de la falta de conciencia de mucha gente que tira su basura en el río Atoyac, junto al parque, convirtiendo a este lugar en un verdadero foco de infección.

El Parque del Amor también ha sido víctima del vandalismo, pues está lleno de grafiti y hay gente que tira basura sin conciencia.

Otro problema que rodea al Parque del Amor es el intenso tráfico del periférico.

Sus alrededores se han vuelto en forma arbitraria paradas de taxis foráneos y autobuses urbanos que pelean por salir del intenso tráfico de esta zona y provocan, además de contingencia ambiental, una severa congestión vehicular y contaminación visual y auditiva. Sin embargo, pese a esta problemática, las autoridades se hacen de la vista gorda y para evitar problemas sociales y políticos han dejado al Parque del Amor a merced de los grupos que buscan canonjías.

ANARQUÍA

Este lugar es disputado por al menos cuatro organizaciones: FALP, 8 Regiones, Lázaro Cárdenas y 1º de Mayo.

En el Parque del Amor el ambulantaje se expande cada vez más en esta zona bajo la complacencia oficial. Lo más preocupante es que hay puestos que ni siquiera están ocupados, únicamente los colocan para apartar el espacio. Sólo endebles estructuras de madera y plásticos han llenado el lugar estorbando el paso.

El caos que rodea a este lugar ha hecho que muchas personas lo han bautizado ya como el «parque del terror».