El secretario de Turismo del Gobierno de México, Miguel Torruco Marqués, encabezó la celebración virtual del décimo aniversario de la declaratoria de la Cocina Tradicional Mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por parte de la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El titular de Sectur señaló que la mejor forma de conocer la cultura de un pueblo es a través de su gastronomía, puerta de entrada a su historia, a sus tradiciones y ritos, y al conocimiento de sus antepasados.

Sostuvo que para la actividad turística, la gastronomía es un elemento relevante, no sólo por ser un factor de desarrollo económico y social, sino porque representa un valor agregado, un elemento diferenciador reconocido a nivel nacional e internacional, por lo que en los últimos años la demanda de turismo basado en la experiencia culinaria ha crecido paulatinamente.

“La cocina mexicana es causa de admiración, ya sea en su versión tradicional o a través de sofisticados platillos contemporáneos. El Turismo Gastronómico es un segmento altamente rentable, inmerso en las nuevas tendencias del consumo cultural, pues el viajero busca la autenticidad de los que lugares que visita, le preocupa el origen de los productos y reconoce el valor de la gastronomía como medio de socialización, como espacio de convivencia y de intercambio de experiencias”, dijo.

No obstante, precisó que, aunque esta distinción de la UNESCO ha sido detonante de un mayor desarrollo económico para México, todavía hay mucho por hacer, como:

  • Promover el emprendimiento y la productividad de las unidades gastronómicas.
  • Diseñar e implementar esquemas de educación técnica, certificación de competencias laborales y financiamiento a pequeños productores afines con el Turismo Gastronómico, para fortalecer esta cadena de valor.
  • Fomentar la competitividad de todos los agentes involucrados en la actividad turística, sobre la base de la excelencia, el conocimiento, la gestión del talento, la innovación y la cooperación de todos los actores.
  • Mantener e impulsar los programas estatales enfocados a las cocineras tradicionales del país, apreciando la creatividad e inteligencia de tantas mujeres mexicanas que logran transformar la materia prima, plantas y semillas, en deliciosos platillos.
  • Promover nuevas denominaciones de origen y marcas colectivas de productos vinculados a la gastronomía.
  • Impulsar la participación de los sectores social, académico y privado, con el propósito de unir esfuerzos entre productores, emprendedores, profesionistas y académicos que generen un diálogo que redunde en el impulso armónico de este sector.

Finalmente, el secretario Torruco Marqués destacó que en nuestro país alrededor de 500 mil restaurantes registrados contribuyen con el dos por ciento del Producto Interno Bruto nacional y el 15.3 por ciento del PIB turístico, y generan 5.5 millones de empleos directos e indirectos vinculados con la preparación de alimentos, actividad económica que beneficia a más de 80 ramas de la economía nacional.

Por su parte, en un mensaje video grabado, el secretario general de la Organización Mundial del Turismo, Zurab Pololikashvili, felicitó a México por la celebración y afirmó que la gastronomía es el orgullo de todos los mexicanos y también un referente mundial, así lo reconoció la UNESCO en 2010 al nombrar a la gastronomía mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial.

“La gastronomía y el turismo son dos caras de la misma moneda. El turismo gastronómico sigue creciendo como parte de la identidad nacional y regional. La gastronomía es el mejor embajador de un país y de su pueblo, ya que conecta al visitante con el destino, su gente, su cultura y su patrimonio”, externó.

Puntualizó que juntos, gastronomía y turismo, cumplen un papel destacado en el desarrollo económico de sus comunidades, al mismo tiempo que ayudan a mantener su legado histórico. Todos estos factores convierten al Turismo Gastronómico en un aliado del desarrollo sostenible.

“Enhorabuena a México por su trabajo y compromiso para defender su gastronomía, que es un ejemplo y legado para el mundo. A todos ustedes, feliz Día Nacional de la Gastronomía Mexicana”, subrayó.

A su vez, la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, afirmó que la cocina mexicana es cultura, economía y generadora de comunidad, no sólo entre las familias, sino a nivel nacional al ser un elemento de identidad.

Es por ello, dijo, que se alista el Cencalli, la Casa del Maíz y la Cultura Alimentaria: “Por fin, en el Bosque de Chapultepec, en aquel que fue el primer molino de América, el Molino del Rey, está por ver la luz Cencalli, la Casa del Maíz y la Cultura Alimentaria. Este espacio será el lugar de encuentro de todos estos saberes, un lugar de transmisión de esta fuerza cultural a las generaciones que nos siguen. Sean todos ustedes bienvenidos a Cencalli, que abrirá sus puertas en marzo próximo”.

Agregó que el Gobierno de la Cuarta Transformación está comprometido con la recuperación de las culturas alimentarias de México y, en ese objetivo, resulta fundamental reconocer a los pueblos indígenas.

“La gastronomía mexicana es un huipil donde se conjugan las historias, los trayectos, las felicidades, las tragedias y los resurgimientos de los que caminando llegaron primero, los pueblos indígenas, es hora de reconocerlo”, sostuvo.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Francisco Fernández Alonso, externó que México se caracteriza por su riqueza cultural, en la que la gastronomía juega un papel fundamental, porque le da identidad, enaltece la historia de las comunidades y refleja la diversidad natural de las 32 entidades del país.

Manifestó que la cocina tradicional mexicana es uno de los principales detonantes del crecimiento económico del país, ya que incide en la promoción turística, fomenta la economía local, crea empleos, genera una cadena productiva que empieza en el campo y termina en la mesa de los comensales. En suma, mejora la calidad de vida de las personas en las diversas regiones de la república.

“La importancia de que la UNESCO otorgara la nominación de la cocina tradicional como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, radica en que era necesario que esa gastronomía multifacética fuera reconocida internacionalmente, deleitara a millones de paladares e incrementara su cadena de valor productiva llegando a otras partes del mundo”, finalizó.

En la conmemoración también participaron Frédéric Vacheron Oriol, representante de la UNESCO en México; Humberto Hernández-Haddad, subsecretario de Calidad y Regulación de la Secretaría de Turismo; Claudia Chávez López, secretaria de Turismo del Gobierno de Michoacán; Gloria López Morales, presidenta del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana; José Sarukhán Kermez, coordinador Nacional de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio); José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur); Juan José Fernández Carrillo, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM); Francisco Mijares Noriega, presidente de la Asociación Mexicana de Restaurantes (AMR); Germán González Bernal, presidente de Cadenas Restauranteras (Dicares); Jorge Ortega González, director general de la Asociación Nacional de Ciudades Mexicanas del Patrimonio Mundial; Genovevo Figueroa Zamudio, exsecretario de Turismo de Michoacán; Luis Fernando Saucedo Matar, presidente de la Comisión de la Sección Cadenas de Canirac; Carmen Beatriz López Portillo Romano, rectora de la Universidad del Claustro de Sor Juana; Luz María Arteaga de Guerrero, rectora emérita del Centro de Estudios Superiores de San Ángel (CESSA); Jorge Orozco, chef embajador de la Cocina Prehispánica de México; y Alejandro Aguilera Gómez, titular de la Unidad de Cooperación y Asuntos Internacionales de Sectur.