Con información de Excélsior

Ciudad de México, 13 enero.- La proximidad del inicio de una nueva década, ha despertado nuevos retos entre las naciones, primordialmente en aquellas que quieren liderar de manera inteligente, a través de la innovación e implementación tecnológica para el beneficio de sus habitantes, asegura el experto Daniel Madariaga Barrilado.

“Se habla de que las naciones más inteligentes apostarán por crear Ciudades Inteligentes. De acuerdo con el Índice de las Ciudades en Movimiento (CIMI), existen 30 metrópolis liderando este movimiento de las denominadas Smart Cities, distribuidas alrededor del mundo. Aunque no es sorpresa que urbes como Londres, Tokio, Singapur, Toronto o Amsterdam encabecen la lista, sí lo es que su apuesta sea destinar recursos a la generación de más construcciones verdes, a la interconexión de servicios y desde luego, a mejorar la calidad de vida de quienes habitan esas ciudades”, señala.

Para elaborar dicho ranking, se tomaron en cuenta indicadores como el grado de tecnología e innovación que aplican los gobiernos, la calidad y variedad de servicios de movilidad y transporte, el planeamiento urbano, la gestión pública, el compromiso con el medio ambiente, el capital humano, entre otros.

Sin embargo, Madariaga Barrilado hace énfasis en que los factores en los que mejor evaluadas han salido las ciudades que componen la lista del CIMI, son aquellos que están relacionados con la sustentabilidad.

“Es cierto que un pilar importante está en la implementación de la tecnología, pero lo que las convierte verdaderamente en Ciudades Inteligentes, lo que las hace ser catalogadas de esa forma, es el aprovechamiento eficaz de los recursos con los que cuentan, la tecnología tiene el rol de ser el complemento o aliado perfecto para lograr ese cometido, pero la base es saber aprovechar los recursos”, explica.

Aunque las ciudades de Latinoamérica distan de figurar entre los primeros 30 lugares del CIMI, Daniel Madariaga destaca el caso de México, donde en algunas ciudades ya se trabaja en la construcción de edificios inteligentes, smart parkings y construcción sustentable.

“Cancún es un claro ejemplo de que hay compromiso tanto por parte del gobierno, como de los ciudadanos y la iniciativa privada para hacer de esa ciudad una más consciente y sustentable. Está el caso del sargazo, que volcó las miradas del mundo hacia nuestro país al afectar durante 2018 y 2019 las playas del Caribe. Sin embargo, hubo una reacción positiva y vimos cómo a partir de esa alga que al principio representaba una amenaza para el ecosistema, se pudieron crear construcciones sustentables. Es decir, no solo se limpiaron las playas, sino que se dio un uso al sargazo que además, resultó ser un material mucho más resistente y duradero para la industria de la construcción”, señala.

Madariaga Barrilado asegura que el modelo de Ciudades Inteligentes logrará consolidarse en México, pero deberán hacerse importantes esfuerzos en materia de sustentabilidad, movilidad, equidad entre los ciudadanos y conexión territorial para lograrlo.

“Las estimaciones indican que el mercado global de las ciudades inteligentes, estará valuado en 2023 en alrededor de $717.2 mil millones de dólares, por lo que se requerirá de mucha inteligencia por parte de aquellos gobiernos que quieran llevar a sus ciudadanos hacia una mejor calidad de vida”, puntualizó.