Hoy, en el Día Mundial de las Personas con Discapacidad, integrantes de esta población piden a las autoridades y ciudadanos más conciencia para que ellos se puedan desplazar con mayor facilidad.

La Ley de Atención a Personas con Discapacidad del Estado de Oaxaca señala en su artículo 6 que debe haber empleo y capacitación para el trabajo; facilidades urbanísticas arquitectónicas, así como la eliminación de las barreras físicas; servicios de transporte público adecuados; programas de vialidad y servicios de turismo, entre otros, en la realidad esto no se cumple.

Para las personas con discapacidad en Oaxaca esta ley es «letra muerta».

Y es que ni siquiera en las dependencias de gobierno ni en las instituciones privadas cuentan con los espacios de accesibilidad para estas personas.

En un recorrido realizado por las principales vías del Centro Histórico, los edificios públicos y privados, así como la mayoría de las calles, se observó que no hay espacio suficiente para que las personas con capacidades diferentes puedan circular en su silla de ruedas.

Es más, el transporte público ni siquiera se detiene cuando una persona con discapacidad le hace la parada.

Faltan adecuaciones urbanas

Algunos bancos y oficinas de gobierno todavía no cuentan con las facilidades requeridas por la ley o no han acondicionado sus espacios.

Muchas escuelas tampoco tienen instalaciones adaptadas: baños, elevadores, rampas. La mayoría de las del sistema público no están acondicionadas y si tienen dos o más pisos y tienen alumnos con alguna discapacidad los ubican en salones de la planta baja.

En los fraccionamientos los constructores por ley deben habilitar una casa adaptada para discapacitados, lo que aquí todavía no sucede. De igual forma, si la persona discapacitada planea viajar encontrará muchos impedimentos para disfrutar del turismo.

La misma ley establece que toda persona que presente alguna disminución funcional tendrá derecho a beneficiarse con la rehabilitación médica necesaria para corregir o mejorar su estado físico o mental cuando sea un obstáculo para su integración.

Sin embargo, en nuestra ciudad no existen los servicios médicos suficientes para estas personas.