Ciudad de México, 20 Noviembre.- El puerto comercial privado más grande de México que está ubicado dentro del Corredor Interoceánico se encuentra en su primera fase de construcción, dicho proyecto ha sido denominado “la carta de presentación del sureste mexicano en el comercio internacional de hidrocarburos. Está ubicado en el Istmo de Tehuantepec.

El proyecto se ha destacado por ser único en su tipo a nivel nacional, pues su ingeniería y desarrollo, fue diseñada específicamente para almacenamiento, logística y comercio internacional. 

Este corredor se encuentra ubicado a 30 minutos del Aeropuerto Internacional de Minatitlán, dicho puerto contará con dos terminales de almacenamiento de hidrocarburos, un astillero y un parque industrial cuya operación de la primera terminal se tiene contemplada inicie para el año 2021. 

El proyecto a cargo de empresas mexicanas líderes en su ramo, ha destacado a nivel mundial por factores como su sistema de gestión, seguridad, calidad, apego a normas ambientales y el potencial que alcanzarán sus instalaciones, logrando ser de primer nivel en cuanto a certificaciones operativas se refiere. 

La zona portuaria de este proyecto, abarcará una superficie total de 323 hectáreas de las cuales, 250 ha serán un área privada de conservación, convirtiéndolo en el proyecto ambiental más ambicioso del estado de Veracruz. 

Asimismo, destaca que durante su etapa de construcción, generará poco más de 3 mil empleos y logrará atraer inversiones privadas valuadas en 800 millones de dólares. 

La zona portuaria estará ubicada a 10 kilómetros del río Coatzacoalcos y permitirá la conexión de terminales por vía férrea, carretera, marítima y de ductos, con el objetivo de incrementar la productividad y desarrollo de la economía local, lo que permitirá ahorrar hasta 20 días de navegación de acuerdo con fuentes oficiales. 

La primera terminal contará con una capacidad de almacenamiento de 1.2 millones de barriles de combustible con soporte logístico y de distribución de nivel internacional. 

Este proyecto forma parte de una de las apuestas en infraestructura más importantes de la actual administración, el denominado Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec que comprende las ampliación de los principales puertos del sur-sureste mexicano como Salina Cruz, en Oaxaca y el de Coatzacoalcos en Veracruz, además de la restauración y modernización de vías del tren de carga, que conectan entre el océano Pacífico y el Golfo de México, así como la construcción y modernización de las carreteras Mitla-Tehuantepec y Acayucan-La Ventosa, disminuyendo al 50 por ciento el tiempo de recorrido en beneficio de un millón de habitantes de esa zona.