El presidente municipal de Oaxaca de Juárez, Oswaldo García Jarquín, declaró que la Central de Abasto es “foco rojo” para contagios de COVID-19, por lo que hizo un llamado desesperado a la ciudadanía para evitar la zona.

En entrevista radiofónica ofrecida en la capital del estado, el edil capitalino confirmó la segunda muerte de un elemento de la policía municipal a causa del virus.

Ante ello, llamó al gobierno del estado a suspender rutas del transporte para evitar el crecimiento de esta emergencia sanitaria.

Cabe señalar que autoridades de la Secretaría de Salud federal reconoció el crecimiento de las cifras de contagios por coronavirus en la Ciudad de Oaxaca, situación que está colapsando el sistema de salud.

Por eso, el primer concejal insistió en llamar a la ciudadanía para evitar la Central de Abasto por ser “una zona de alto contagio”.

También lamentó la muerte de un segundo policía municipal y reconoció otro par de casos positivos, uno grave y otro en aislamiento, por lo que iniciarán al interior de la corporación la aplicación de pruebas médicas y poder tomar así medidas importantes.

“La policía municipal ha estado al resguardo de la capital a pesar de la emergencia y sus limitaciones. Desde el principio de la contingencia se les ha dado un bono económico, además de que se les ha prestado, a la medida de las posibilidades, el equipamiento necesario para hacer frente a esta problemática de salud”.

García Jarquín reconoció que muchos de estos elementos han arriesgado su vida a pesar de la inconsciencia y avaricia de algunos ciudadanos que insisten en no hacer caso de las medidas de sana distancia, aislamiento social, abriendo negocios no indispensables, “poniendo en riesgo no sólo la salud de policías, sino de toda la comunidad”.

Sostuvo que el gobierno de la ciudad “no va arriesgar a los elementos de la policía municipal ante la ignorancia, la desinformación y sobre todo de personas que no entienden lo que está sucediendo”.

Responsabilizó además a las autoridades de los municipios conurbados a la ciudad de Oaxaca «porque no están haciendo nada al respecto».

“Muchos colegas no están dispuestos a pagar ningún costo político para implementar medidas restrictivas y prohibir a sus ciudadanos el no salir de sus comunidades, y son las consecuencias que hoy se están pagando en la capital”.

En ese sentido, aprovechó para llamar al gobierno del estado, principalmente a la Secretaría de Movilidad (SEMOVI), para reducir las unidades de transporte a un 50 por ciento.