El Valle de Tlacolula será testigo de los dos conciertos que cierran este domingo 23 de febrero de 2020, el Decimotercer Festival Internacional de Órgano y Música Antigua, el primero será a las 11 de la mañana en el Templo de San Jerónimo Tlacochahuaya y el último recital será a las 18 horas en el Templo de Santa María de la Asunción Tlacolula.

Estos magistrales conciertos de entrada gratuita son organizados por Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca (IOHIO), y contarán con la presencia de dos prestigiados organistas. El maestro João Vaz hará sonar el órgano tubular de Tlacochahuaya, mientras que el antiguo órgano de Tlacolula será tocado por el virtuoso Craig Cramer.

Cuando el IOHIO empezó a trabajar en el año 2000, en Oaxaca había alrededor de 50 órganos registrados. Actualmente, esta institución tiene documentados 72 órganos históricos en Oaxaca, de los cuales 10 instrumentos son de manufactura poblana del siglo XIX y los 62 órganos restantes fueron fabricados en Oaxaca.

Esa es la razón que hace a la escuela de organería oaxaqueña sea fascinante, porque estos instrumento son reconocidos internacionalmente, con características especiales que le dan una personalidad física y sonora.

·         El virtuoso Craig Cramer

Craig Cramer es profesor de órgano en la Universidad de Notre Dame, Indiana, EEUU. Es titulado por el Westminster Choir College y obtuvo su doctorado como organista concertista y estudio con Russell Saunders, William Hays, James Drake, David Boe y André Marchal (Paris).

Ha sido premiado por la Universidad de Notre Dame como catedra distinguida. El Dr. Cramer mantiene una carrera activa como concertista en EEUU y Europa y es invitado regularmente a tocar los órganos históricos.

Ha presentado la obra completa para órgano de Johann Sebastian Bach y de Dieterich Buxtehude en honor del 300° aniversario de su muerte en 2007.  También ha presentado conciertos y ha hecho grabaciones en diversos órganos de tracción mecánica construidos por el Taller de organería Paul Fritts. Tiene quince grabaciones de CD.

·         Doctor en Musicología, João Vaz

Natural de Lisboa, João Vaz realizó sus estudios musicales en el Instituto Gregoriano de Lisboa y en la Escuela Superior de Música de Lisboa, bajo la dirección de Antoine Sibertin-Blanc. Como becario de la Fundación Calouste Gulbenkian, estudió con José Luis González Uriol en Zaragoza.

João Vaz es también Doctor en Música y Musicología por la Universidad de Évora. Paralelamente a sus estudios regulares, frecuentó cursos de perfeccionamiento con profesores como Edouard Souberbielle y Joaquim Simões da Hora.

Ha realizado recitales en toda Europa, siendo invitado a impartir clases de perfeccionamiento organístico en cursos internacionales. Cuenta con diversas grabaciones discográficas en órganos históricos portugueses.

Actualmente es profesor de órgano en la Escuela Superior de Música de Lisboa. Ha sido el consultor permanente para la restauración de los seis órganos de la Basílica del Palácio de Mafra.

João Vaz es director artístico del Festival de Órgano de Madeira y de las series de conciertos en la Basílica de Mafra y en el órgano histórico de la Iglesia de São Vicente de Fora en Lisboa, donde es organista titular desde 1997.

·         El Órgano de San Jerónimo Tlacochahuaya

El órgano de Tlacochahuaya es uno de los más hermosos de Oaxaca y también uno de los más enigmáticos. La belleza y la potencia del sonido del órgano y la riqueza de su ornamentación armonizan perfectamente con la acústica del templo y el estilo de su decoración.

Se supone que el órgano fue construido antes de 1735, según lo indica la fecha grabada en el tubo más grande del registro del bardón que fue modificado después de la construcción original.

El órgano podría haber estado situado en el piso del templo con sus fuelles atrás, para que las correderas laterales pudieran ser accionadas fácilmente. Después de su reconstrucción, fue subido a su lugar actual en el coro alto.

Después de muchos años de abandono, el órgano de Tlacochahuaya fue restaurado en 1991 por la organera Mtra. Susan Tattershall con la ayuda del Mtro. José Luis Falcón, gracias a la iniciativa de la Fundación Pichiquequiti.

La policromía de los tubos de la fachada y la decoración de la caja con ángeles músicos y diseños florales que combina con la decoración interior de la iglesia fueron restaurados por la Mtra. Mireya Olvera y los tubos por el Mtro. Joaquín Wesslowski. Desde el año 2000, los proyectos de mantenimiento y reparación han sido organizados y realizados por el Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca A.C.

·         Joya musical del templo de Tlacolula

De acuerdo con documentos resguardados en el archivo parroquial, el órgano tubular histórico de Sta. María Asunción Tlacolula fue construido en 1791 por el maestro organero José Manuel Neri y Carmona por un costo de $700 pesos, más $200 pesos adicionales que cubrieron el costo del dorado en 1792. Sin embargo, uno de los tubos más altos de la trompetería interior está inscrita con la fecha “1666”.

Durante el proceso de la restauración se puso en claro que algunos tubos eran más antiguos que el resto del instrumento y parecen haber sido reciclados del órgano anterior citado en documentos en el templo.

La restauración de este órgano fue gestionada y organizada por el IOHIO en 2013-2014 y financiada por la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca, el Ing. Marciano Sánchez González de Tlacolula, el IOHIO y el Comité Pro-Órgano de la comunidad.

La restauración mecánica y sonora estuvo a cargo del Taller Gerhard Grenzing (El Papiol, España) bajo la dirección del Mtro. Andreas Fuchs y la restauración de la policromía de la caja y los tubos de fachada quedó a cargo de la empresa Usanza del restaurador oaxaqueño Eric González.

El órgano restaurado fue reinaugurado en febrero del 2014. Y se toca regularmente en misas y conciertos por los organistas del IOHIO.

El Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca A.C., es organismo que busca proteger, conservar, documentar y promover los órganos tubulares antiguos en Oaxaca, con el fin de crear conciencia sobre su importancia como parte del patrimonio cultural nacional e internacional y de reintegrarlos a la vida actual de las comunidades donde se encuentran.

COMUNICADO