El día 14 de julio habitantes de Magdalena Ocotlán, se percataron que un pozo de captación de agua cuya función es recargar los mantos acuíferos a través de la recolección de las lluvias, presentó una coloración atípica en tonos rojizos en donde le rodeaba una capa que parecía nata.

Por lo que rápidamente la comunidad se reunió con la comunidad zapoteca de los Valles Centrales de Oaxaca, e integrantes del Frente No a la Minería por un Futuro de Todas y Todos, para denunciar la contaminación de su río y pidieron que la compañía Minera Cuzcatlán se hiciera cargo de sus actos que están perjudicando no solo al río sino que está afectando a los pozos aledaños que son utilizados para riego y consumo animal en el municipio. 

río

Sin embargo, la comunidad no olvida que en el 2018 sucedió algo similar con el arroyo El Coyote, el cual se vio contaminado por una empresa extranjera.

De manera que el gobernador después de que se le presentaron los hechos decidió poner una denuncia ante la Procuraduría Federal del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Profepa)  y exige también la participación de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Pero la comunidad por su lado se acercó a la Federación para pedir que como población indígena tienen derecho de que se respeten sus recursos naturales en donde ellos hacen uso para sus diferentes actividades, además señalaron que debe de acabarse los permisos que se les da a las empresas extranjeras que al final del día terminan por explotar y contaminar recursos ajenos. 

“Queremos que el gobierno federal nos haga caso y no quede impune como hace dos años el derrame de la presa de jales. Pedimos que el gobierno nos escuche y llegue a voz del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ya nos engañó una vez, cuando pasó para Miautlán haciendo recorridos en los hospitales del IMSS. Lo atajamos en el crucero y nos prometió enviar una persona a Magdalena Ocotlán, lo que hasta el momento no ha sucedido”.