Según el historiador Alejandro Méndez Aquino, autor del libro «Noche de Rábanos», en la comida relacionada con las fiestas de Navidad y Año Nuevo predominan los platillos de Vigilia, por lo que muchas de estas recetas se degustan también durante la Semana Mayor.

Por ejemplo, se prepara el bobo, la lisa o el bacalao en diferentes presentaciones: en caldo, en empanadas o en escabeche; asados, sudados o cubiertos.

Otras comidas de la temporada son el chileajo de bacalao; escabeche de pescado a la española; bacalao blanco; lisa fresca al horno; lisa envuelta en huevo; pipián supremo de Vigilia; huevos rellenos de Vigilia; papas rellenas; chiles rellenos de camarón; estofado de pescado y rajas.

Otros platillos adecuados a la época son: chiles rellenos de queso, bocadillos de garbanzo, coloradito de frijoles blancos con camarón, coloradito de verdura, coliflor rellena con quesillo, capeada y en caldillo, son sólo una mínima muestra de la vasta gastronomía oaxaqueña.

Se comen los bocadillos en coloradito, fritos o en caldo de haba; la lisa envuelta, la hueva frita, los bocadillos de camarón y otros mariscos y pescados. Otro platillo típico entre las familias oaxaqueñas es el caldillo de nopalitos.

Algunas familias acostumbran ponerle al caldillo camarón fresco o seco, pero también acompañan este platillo con las tradicionales tortitas de camarón.

La cocina de Oaxaca y su estilo de guisar están fuertemente vinculados a la cultura y poder degustar un plato «de la casa» en su entorno, es uno de los grandes placeres que se pueden disfrutar en estas fechas.

No se puede hablar de una gastronomía específica de Navidad, pero sí de que existe una tradición de preparar determinados platos y postres. Son recetas que se caracterizan por la ausencia de carne y embutidos y en las que verduras y hortalizas de la época tienen una importante presencia.

LOS DULCES

Méndez Aquino agrega que también se estilan los buñuelos en diferentes presentaciones: tendidos; de camote; de pasas; de leche; de viento, y los tradicionales buñuelos oaxaqueños.

Pero además se prepara el ante de leche y canela; de almendras; de mamey, albaricoque y turrones.

En estas fechas las nieves y los dulces preferidos son el garbanzo con arroz con leche, el nicuatole, los bocadillos en miel, todos los dulces típicos (mamón, nenguanito, cocada, barquillo de lechecilla, etc.)

Tanto los postres caseros elaborados con leche cubren los manteles de todas las casas durante estas fechas.