Decenas de oaxaqueños, así como visitantes nacionales y extranjeros, acudirán este 1° de enero de 2020 a diferentes zonas arqueológicas bajo la creencia de que en estos sitios se cargarán de energía positiva.

Según trabajadores del INAH, tan solo en Monte Albán se espera una afluencia de al menos mil 500 personas.

En Monte Albán se montará un operativo de seguridad implementado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para la protección de los visitantes y de los monumentos arqueológicos zapotecos.

En su mayoría de procedencia nacional, los visitantes acuden ataviados con prendas de color blanco- se dispondrán a visitar la capital de la civilización zapoteca y disfrutar de la magnificencia de sus construcciones.

Las autoridades del INAH señalaron que dispondrán del área conocida como la Plataforma de la Residencia de la Tumba 105 para que allí realicen sus actividades.

A diferencia de otros sitios arqueológicos, en Monte Albán no está registrada la  realización de ceremonias prehispánicas en el interior de la Plaza Principal con motivo de la llegada del año nuevo.

“Con algunos rituales buscaremos la buena vibra que trae el nuevo año y con la energía solar elevaremos oraciones pidiendo por mejorías ambientales para el planeta, no a las guerras y una mejor convivencia para el ser humano”, señaló Rita, quien asistirá a cargarse de energía este 1 de enero.

TAMBIÉN EN EL TULE

Otros creyentes recibirán la llegada del Año Nuevo en la explanada municipal de Santa María El Tule.

Ahí, decenas de personas vestidas de blanco también se darán cita para recibir la energía junto al milenario árbol, según informaron creyentes de la espiritualidad.