Hanna, el primer huracán de la temporada del Atlántico, se degradó a baja presión remanente tras dejar al menos cuatro muertos, seis desaparecidos y severas inundaciones en los estados mexicanos de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila. Luego de entrar a Texas como huracán y a México como tormenta y depresión tropical, Hanna azotó en particular a los nueve municipios de Tamaulipas que colindan con Estados Unidos y a Monterrey y Saltillo, capitales de Nuevo León y Coahuila, respectivamente.

La Coordinación Nacional de Protección Civil, confirmó la muerte de dos personas arrastradas por la corriente en un vehículo en Ramos Arizpe, Coahuila; de tres personas desaparecidas en Monterrey y de otras tres en Reynosa, Tamaulipas.

EnTamaulipas se reportó como una de las ciudades más afectadas, con daños en más de 45 barrios y casi 200 personas desalojadas, según la alcaldesa Maki Ortiz. ”Debido a escurrimientos de Coahuila y Nuevo León por el huracán Hanna al Río Bravo, puede desbordar el agua del Río Bravo y causar inundaciones”, advirtió Ortiz.

Miguel Riquelme, el gobernador de Coahuila, cominicó sobre 33 accidentes automovilísticos, 8 personas rescatadas, 268 casas inundadas, 45 personas evacuadas y 17 personas en albergues, además de daños en la carretera de Saltillo a Monterrey.

La CNPC confirmó que el fenómeno está más de 100 kilómetros al sureste de Torreón, Coahuila, y 170 kilómetros al norte de Fresnillo, Zacatecas, con vientos máximos de 35 kilómetros por hora y rachas de 55 kilómetros por hora.

Golpeó en particular a Monterrey, la ciudad más grande del norte de México y la tercera más poblada del país. 14 personas fueron arrastradas por las corrientes de agua, de las que 10 fueron rescatadas y se trabaja en el salvamento de otras dos, explicó a EFE Miguel Perales, director de Protección Civil de Nuevo León. ”Más de 1,200 servicios de emergencia se atendieron en los dos días que van de la contingencia”.

Miguel Perales, notificó el desalojo de 709 personas con 191 refugiados en albergues del estado.Con rachas cercanas a los 95 kilómetros por hora, el estado vivió una jornada intensa de lluvias que causaron inundaciones en avenidas, el desbordamiento de canales como el Arroyo Topo Chico y el Río Santa Catarina, cauce de más de 150 kilómetros que atraviesa la zona metropolitana.