La diseñadora francesa, Isabel Marant, quien fue acusada por plagiar patrones y diseños de comunidades purépechas y de otras comunidades de Michoacán.

Y es que, la diseñadora de modas se inspiró en textiles de las comunidades purépechas para su colección Otoño-Invierno 2020.

Ante esta situación, la Secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, envió una carta a la diseñadora para explicar el uso de los diseños purépechas.

Fue por ello que la diseñadora francesa ofreció disculpas a través de una carta e indicó que no era su intención apropiarse de los diseños.

Ante ello, la titular de la Secretaría de Cultura invitó a la diseñadora a visitar las comunidades y conocer el alfabeto y el lenguaje de los textiles utilizados por estos grupos.

«No perdamos de vista que cuando se hace un homenaje, tendrían que estar invitadas las culturas aludidas, porque si bien son ancestrales, están vivas», señaló Frausto.

Y es que, el gaban mexicano tiene un costo en promedio de mil quinientos pesos, mientras que la prenda de la diseñadora francesa es de 14 mil 251 pesos.

Cabe señalar que esta es la segunda vez que la diseñadora lleva a cabo un acto de plagio en diseños de comunidades indígenas.

Marant se ha visto envuelta en varias polémicas. Por ejemplo, aunque fue absuelta de los cargos de plagio presentados en su contra por la empresa Antik Basik, fue acusada de copiar diseños tradicionales de la comunidad de Tlahuitoltepec, en el estado de Oaxaca, México.