El médico oaxaqueño Honorio Torres Aguilar realiza una interesante investigación sobre la utilización de células madre, principalmente provenientes del cordón umbilical, para tratar diversas enfermedades.

El investigador, emanado de la UABJO, dijo que esto es lo que se denomina terapia celular y medicina regenerativa.

Asimismo, Torres Aguilar señaló que se están buscando alternativas para mejorar la medicina transfusional. Es decir, se buscan nuevas formas para incrementar la seguridad sanguínea.

El ganador del premio estatal de salud 2015, indicó que su investigación consiste en cómo irradiar los componentes sanguíneos y eliminar unas células que son las que causan en algunos pacientes reacciones negativas a la transfusión de sangre.

EXCELENCIA

El investigador cuenta con una maestría y un doctorado en Biomedicina Molecular por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV), así como el posdoctorado en Investigación de Enfermedades Anti inmunes en el Centro Médico de Israel.

Su investigación genera una alternativa para eliminar los linfocitos, residuos que se transmiten en las transfusiones sanguíneas de cualquier componente ya sea concentrado eritrocitario o concentrado plaquetario, incluso a veces en plasma provocando una enfermedad llamada Injerto Contra Hospedero (EICH), asociada a la transfusión.

Normalmente el único mecanismo mundial que se conoce para evitar la enfermedad es la irradiación de componentes sanguíneos y el único irradiador que existe para eso se encuentra en el Centro Nacional de Transfusión Sanguínea en la Ciudad de México y no alcanzan a dar servicio a todo el país.

Así surge la idea de hacer la investigación para crear una alternativa que pueda permitir realizar el proceso, a partir ello se determinó que se pueden utilizar irradiadores oncológicos, es decir los que se utilizan para el tratamiento de pacientes con cáncer o bien irradiadores de rayos X, para ello se realizaron pruebas con el irradiador de oncología del Centro de Oncología y Radioterapia de Oaxaca.

ALTERNATIVA

De esta manera se demostró que sí efectivamente los linfocitos residuales contenidos se mueren con el uso de estos aparatos y cuando se realiza la transfusión el paciente no corre riesgo alguno, y tampoco daña ni destruye los electrocitos.

El investigador comentó que se considera altamente recomendable someter la transfusión a este proceso previo, puesto que siempre hay componentes de la sangre con linfocitos residuales y por más que se separe, se filtre y se apliquen todos los mecanismo tradicionales, siempre quedan residuos, y pueden causar desde una irritación de piel, salpullido y fiebre, hasta casos graves como una falla orgánica o sistémica en todo el cuerpo e incluso la muerte.