Para mitades del siglo XIX la necesidad de mejorar en la rama comercial era más que evidente por lo que se volvió una necesidad la construcción de un edificio que como tal albergara a los comerciantes de la Plaza del Mercado.

En la última década del siglo XIX, el Ayuntamiento de la ciudad de Oaxaca, al mando de Juan Bravo, con ayuda del Gobierno del estado, al mando de Gregorio Chávez, construyeron un edificio para el mercado.

A principios de 1893 se contrató a la empresa inglesa Read & Campbell, encargada de hacer el Ferrocarril Mexicano del Sur, cuyas oficinas dentro del país se encontraban en la Ciudad de México sobre la calle de San Juan de Letrán núm. 4 desde la que enviaron el primer presupuesto dirigido al H. Ayuntamiento, el cual fue respondido con algunas modificaciones al plano de la compañía, por lo que se envió un segundo presupuesto con las adecuaciones solicitadas y se firmó el contrato con el gobierno del estado, el H. Ayuntamiento y la Read& Campbell quienes aceptaron realizar con prontitud el mercado con techos de fierro, piso de piedra y las prescripciones necesarias de higiene, para lo cual designaron al Ing. R. M. Millar, quien fue el encargado de la obra.

Finalmente, el mercado se terminó de construir en enero de 1894, por lo que se envió una notificación al presidente municipal Juan Bravo con fecha 5 de enero de 1894 en la que se informa de concluidas las obras del mercado.

LA INAUGURACIÓN

Fue un 2 de abril de 1894 que se inauguró oficialmente este mercado con el nombre del en eso entonces presidente de la República, Porfirio Díaz, el acto inaugural se llevó a cabo en presencia del Gobernador del estado, Gregorio Chávez; el edil municipal, Juan Bravo; su secretario, Francisco Salazar; funcionarios públicos, invitados nacionales, comerciantes y locatarios que festejaron la apertura del mercado principal de la ciudad.

EL CAMBIO DE NOMBRE:

Por 18 años el mercado llevó el nombre de uno de los personajes más duales en la historia de México: Porfirio Díaz, tras su renuncia al poder y su exilio a Europa, las riendas del país fueron tomadas por nuevos grupos, con nuevos ideales y nuevas formas de gobierno.

En 1911, Benito Juárez Maza, hijo del Benemérito de las Américas, Benito Juárez García, comenzó su campaña para ocupar la gubernatura de Oaxaca, la cual ganó por elección popular; no obstante, a pesar de que su gobierno auguraba paz y prosperidad para el estado, los casi siete meses que se mantuvo en el cargo estuvieron llenos de complicaciones e inestabilidad social.


El 21 de abril de 1912 falleció a causa de complicaciones cardiacas, dejando así un periodo gubernamental inconcluso, en su honor se decidió que el principal mercado de la ciudad llevara su nombre por lo que desde esa fecha es conocido como Mercado «Benito Juárez Maza»

Por toda esta historia, locatarios de este centro comercial prepararon una serie de actividades artísticas y culturales a lo largo de la semana. Todos los eventos son abiertos al público.