REAL DEL MONTE, HIDALGO.__ Entre las estrechas y empedradas calles de este pueblo mágico se esconden miles de historias y leyendas relacionadas con el esplendor minero que rodeó a sus habitantes durante el siglo XIX.

Minas, pastes y fútbol son ahora los temas predilectos de los turistas que llegan a este sitio ávidos de conocer «a la pequeña Inglaterra».

Y es que a 2,750 metros sobre el nivel del mar se teje uno de los capítulos más importantes de la minería en México, con su esplendor y posterior decadencia.

Cuando las minas agotaron sus recursos debido a la sobreexplotación, Real del Monte dejó de ser atractivo para las coronas española e inglesa, y se convirtió en un pueblo fantasma por la migración.

Hoy, sus habitantes aprovechan el «boom» económico que ha traído el turismo, y la nostalgia de la actividad minera se percibe en cada rincón.

LA VIDA BAJO LA TIERRA

Las historias de Mineral del Monte o Real del Monte, como se denomina desde 1824, giran alrededor de la minería.

El municipio de Real (Mineral) del Monte tiene su origen en la época colonial, pero se asegura conforme a diferentes fuentes de información, que el trabajo de las minas se remonta a muchos años de la conquista.

De los toltecas se dice que conocían las turquesas, encontraron sus minas y el Monte de plata, del oro, del cobre, del estaño, del metal de la luna; y de los mexicas, en Coatepec Estado de Hidalgo, dieron oro y plata para que gozaran Huitzilopochtli, que quiere decir cuando los mexicas llegaron, los toltecas ya explotaban las minas en la actual Sierra de Pachuca.

La escencia histórica de Real del Monte, se remonta en la época en que arribaron los mineros ingleses en donde ya existían caminos que lo comunicaban con Pachuca y las Haciendas de Beneficio, situadas hacia el norte hasta San Miguel Regla.

AUGE MINERO

En la época del auge minero del siglo XIX se llenó de trabajadores ingleses convirtiéndolo en un pueblo colonial muy británico. Además, en este pueblo se llevó a cabo la primera huelga de la historia de México en 1799, conflicto entre Pedro Romero de Terreros Conde de Regla y sus trabajadores hace 239 años por la defensa de los derechos laborales y la mejoría de las condiciones laborales.

Actualmente se puede pasear por sus inclinadas calles adoquinadas y disfrutar la vista de las casas multicolores, algunas de las cuales han remodelado sus interiores para dejarlos como estaban hace más de un siglo.

A principios del siglo XX existieron en esta población más de 140 minas, y en algunos años la explotación de plata de la región ocupó el primer lugar del mundo.

ATRACTIVOS

Entre los atractivos que ofrece este lugar se encuentran las iglesias y ex centros mineros como la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, fundada por franciscanos; Capilla de La Santa Vera Cruz, de estilo barroco y que se localiza al sur de la plaza principal del pueblo; el Museo de Sitio Mina de Acosta; el mercado; el Panteón Inglés y otros museos como el del Paste. Además, se ofrece un paseo en un camioncito turístico y por las calles hay diversidad de tiendas de artesanías, restaurantes y cafés.

¿CÓMO LLEGAR?

TEXTO Y FOTOS: SILVIA CHAVELA RIVAS

Desde la ciudad de México se toma la autopista México-Pachuca, en esta ciudad se toma la carretera 105 que lleva a Real del Monte.