Hoy se conmemoran 29 años de la muerte del pintor oaxaqueño Rufino Tamayo.

Falleció el 24 de junio de 1991 a la edad de 92 años de edad y nació en la ciudad de Oaxaca el 26 de agosto de 1899.

Rufino Tamayo es considerado como uno de los más grandes pintores de México del siglo XX. También es uno de los más versátiles, pues su estilo combinaba el modernismo, arte contemporáneo y murales.

rubotam2

En un principio quería dedicarse a la música, pero luego de que sus papás se divorciaron él y su mamá emigraron a la Ciudad de México. Allí quedó impactado con la arquitectura, los edificios de la capital del país, por lo que decidió dedicarse al dibujo.

Su primera exposición la hizo en el año de 1926. Tuvo un gran reconocimiento y fue invitado a montar sus obras en el Art Center de Nueva York.

Se convirtió en una de las figuras clave de la vanguardia mexicana moderna, luego de ingresar a los escritores y artistas asociados de la revista «Contemporáneos».

rufininotam5

En 1928 fue invitado a dar clases en la Escuela Nacional de Bellas Artes y para 1932 fue nombrado director del Departamento de Artes Plásticas de la SEP.

También enseñó en la Dalton School of Art de Nueva York, por lo que vivió 20 años en dicha ciudad.

Su estilo está impregnado de la cultura prehispánica y el simbolismo del arte precolombino.

En 1933 hizo su primer mural por encargo del Conservatorio Nacional de México, y rompió con la estructura tradicional de los muralistas como Diego Rivera.

rufinotam1

Vivió en Paris desde 1949 y hasta finales de la década de los 50.

Participó en la XXV Bienal de Venecia y ahí alcanza fama mundial y se le considera como un artista prominente del Siglo XX.

MUSEO DE ARTE PREHISPÁNICO «RUFINO TAMAYO» EN LA CIUDAD DE OAXACA

MUSEO

El Museo de Arte Prehispánico de México se inauguró en enero de 1974.

Contiene la colección que formaron durante más de veinte años, con dedicación y sentido artístico, Olga y Rufino Tamayo, específicamente con este propósito, tiene como sede una de las casas de arquitectura más connotada y bella de la ciudad, construida en el siglo XVIII,  rehabilitada por el propio artista para este propósito.

Más de mil piezas, pertenecientes a todas las culturas que florecieron en el vasto territorio de lo que hoy es México, se exhiben en cinco salas, cuya museografía fue diseñada por Fernando Gamboa