Agricultores de la Mixteca aplican técnicas del lPN sobre control de plagas, hidroponia y composta

 

 

Agricultores de la Mixteca oaxaqueña aplican los conocimientos que en 2017  impartieron ingenieros ambientales del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en los municipios de Huajolotitlán y Santa María Camotlán.

Los expertos del IPN acudieron a diversos campos de cultivo con la finalidad de analizar los problemas de la siembra y asesorar a los agricultores con técnicas que les permitan mejorar su producción y utilizar fertilizantes orgánicos para eliminar las plagas.

A los trabajadores agrícolas de la región, que en su mayoría siembran calabaza, pepino y acelga, se les explicó que utilizar sustancias tóxicas ahuyenta y destruye a los plaguicidas naturales, flora y fauna, que habitan normalmente en los sembradíos. Por ello, la propuesta de los jóvenes politécnicos fue aplicar métodos más naturales y combinarlos con otras técnicas, como los fertilizantes orgánicos y las barreras físicas.

La brigada de servicio social comunitario propuso usar una técnica de trampa que funciona como un muro protector que bordea el sembradío en la que las plagas, mosca blanca y los insectos trips, se quedan pegadas al momento de ir por la planta.

En uno de los cultivos de calabaza, los politécnicos identificaron problemas de amarillosidad en las hojas de las plantas. Cuando se siembra la baya existen abejas rondando el área, sin embargo, esta fauna benéfica que fija los nutrientes naturales de la tierra y controla las plagas ha desaparecido debido a la toxicidad del fertilizante empleado en el campo.

Para obtener el diagnóstico y la solución a las contrariedades del campo, los brigadistas de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) y de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (Upibi) tomaron muestras de suelo y analizaron su color, compactación y porosidad, además de la capacidad de retención de agua.

Mitzi Leilani Calderón Romero, estudiante de ingeniería en sistemas ambientales de la ENCB, junto con sus compañeros instruyó a la población de la mixteca oaxaqueña sobre cómo brindar un mejor cuidado al suelo, cultivo y semillas, además de darle otro giro al control de plagas, basado en tratamientos orgánicos que evitan que la tierra pierda su calidad y nutrientes.

También los jóvenes del IPN impartieron talleres de elaboración de composta, en los que explicaron sus diferentes tipos y cuál es el más adecuado para el alimento que se siembra en la zona. Enseñaron la metodología paso a paso de la preparación y las razones por las que debe ser de esa manera, ya que muchas personas lo desconocen.

A diferencia de la lombricomposta, los brigadistas de la Upibi recomendaron la aerobia que funciona por capas, en las que se permite la entrada de aire y se intercala la tierra con los residuos orgánicos de fruta, cascarón de huevo, periódico y estiércol de borrego.

La composta aerobia fija más rápido los nutrientes de la tierra en las raíces de las plantas, para ello se colocan tubos a diferentes profundidades del suelo que al revolverse manualmente o con maquinaria se logra la fermentación, comentó la brigadista Leilani Calderón.

Por último, enseñaron a niños y jóvenes y amas de casa la técnica de hidroponia, y cómo debe utilizarse de manera doméstica para diversos cultivos, como lechuga, acelga, espinaca y cilantro.