HUAJUAPAN DE LEÓN._ Alejandro Bravo -Ña’an- es un artista visual cuyo trabajo tiene como primer momento el ejercicio del dibujo como generador de reflexiones visuales a partir de miradas, entendidas éstas como reflejos emergentes de la realidad.

Propone los retratos de mujeres reflexivas, fuertes, emotivas, audaces, con carácter. Mujeres en una cosmovisión de tradición y realidad contemporánea.

Su exposición en la Universidad Tecnológica de la Mixteca (UTM) se basa en temas dirigidos por las miradas de la mujer que vive en esta región del estado.

La exposición tiene una parte denominada «Mujeres religiosas» y son obras que se pintaron sobre mantos litúrgicos como signo de religiosidad, fe, devoción y respeto que caracteriza a algún tipo de mujer que habita la Mixteca actual.

«Mujeres de sal» que corren por las salinas mixtecas y cierran sus ojos para soñar sin darse cuenta que se transforman en esas mujeres que saben a sal, símbolo de eternidad y de conservación o tal vez prolongación de vidas, mujer de magia.

Mujer de sal con trucha, que mira y mira y se mantiene con un símbolo de vida eterna, los peces de aguas frías, las truchas.

Mujer de pestañas bajo el mito de la mujer que puede mirar más allá de lo cotidiano y que su mentón se prolonga en un «besote mixteco». Esta mujer se muestra de perfil con su religiosidad que la precede.

Alejandro Bravo es un artista visual de formación académica pues cursó una licenciatura en Artes Visuales en la UNAM.

Cuenta con más de 100 exposiciones colectivas e individuales en el interior del país.

También ha donado obra a la Fundación Helvex dentro del proyecto «Creaciones por el agua».

IMÁGENES: SILVIA CHAVELA RIVAS