Es momento de impulsar la industria del mezcal y del tequila, aprovechando que la demanda mundial de ambos productos ha crecido hasta un 300 y 10 por ciento, respectivamente, y representa el cuatro por ciento del consumo mundial de bebidas alcohólicas.

Es oportuno conjuntar los esfuerzos de los productores, legisladores, instituciones educativas y del gobierno federal para aumentar la producción, con esquemas de planeación que sean regidos por una nueva ley sobre destilados de agave.

Así se expresó el senador José Narro Céspedes, presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, al inaugurar el foro Destilados de Agaváceas, en donde los sectores involucrados expondrán la problemática que enfrentan para crecer sus activos.

Informó que la Comisión labora para la creación de una ley que dé cauce a las necesidades del sector. Lamentó, que sin ese ordenamiento no se planea la industria, pues a pesar del aumento en la demanda, no se refleja en la siembra y producción. Estimó que a nivel nacional se siembran 130 mil hectáreas de agave, sin variantes, a pesar del mayor consumo.

México, tiene la exclusividad mundial para colocar el marbete de origen a esos productos, no obstante, dijo, diversos países se encuentran sembrando agave en sus territorios y es un riesgo para la industria nacional.

En el foro, primero de una serie que serán orientados para recabar información para la elaboración de la Ley, participaron entre otros la señora Yolanda Ruíz, presidenta de Mujeres de Mezcal y Maguey de México, Félix Castellanos, presidente fundador de Organización RASA, y Abel Alcántara, presidente de la Unión Nacional de Maestros del Mezcal.