Con la temporada de lluvias, los habitantes de Oaxaca aguardan la llegada de las chicatanas.

Con las primeras aguas, estas hormigas voladoras  salen de sus cuevitas y forman parte del gusto culinario y la gastronomía oaxaqueña.

Las primeras lluvias de la época de calor son recibidas con alegría en Oaxaca.

Atrapar chicatanas es una actividad esperada durante todo el año por personas de todas las edades que buscan el inigualable sabor de este insecto.

Es en los meses de mayo y junio cuando millones de hormigas chicatanas salen de sus nidos para aparearse y, con suerte, formar nuevas colonias que aseguren la prevalencia de su especie a pesar de la caza sin descanso que ocurre en distintos estados del país durante el mismo periodo.

Debido a lo difícil de su recolección, el precio por kilo de las chicatanas puede elevarse por encima de los mil pesos.

Con este peculiar ingrediente se elabora una salsa y varios platillos.

Asadas, las chicatanas se preparan con chile seco, sal y agua; como salsa, deben molerse en molcajete o metate con los mismos ingredientes.

En regiones como la Sierra Norte se preparan truchas empapeladas con salsa de chicatanas.

Algunos de los beneficios de comer chicatanas son:

Una gran fuente de proteínas.

Bajos niveles de grasas saturadas.

Ayudan al tratamiento de la artritis reumatoide.