Un producto de chocolate que nació en 2013 como un proyecto de Germán Santillán Ugarte, y que obtuvo el Premio UVM por el Desarrollo Social 2017, impacta hoy como empresa a la economía, población y el ambiente en la Mixteca oaxaqueña.

De acuerdo con un comunicado de la Universidad del Valle de México (UVM), Germán y su familia abrieron formalmente Oaxacanita Chocolate en mayo de 2015, una planta que procesa cacao en forma artesanal para convertirlo en chocolate.

Actualmente trabajan con cacaocultores, cocineras tradicionales, artesanos de palma, y han realizado diversas actividades en torno al chocolate en la Mixteca.

En este contexto, señaló que la generación de oportunidades laborales es de suma importancia, por lo que Oaxacanita Chocolate ha construido una cadena productiva y colaborativa en la que participan 26 familias integradas por cocineras tradicionales de Villa de Tamazulápam del Progreso.

Asimismo, apuntó el comunicado, artesanos de palma de San Isidro Lagunas y cacaocultores de Concepción del Progreso y, La Hacienda, son los principales beneficiados del proyecto.

Dijo que un 75 por ciento de los colaboradores son mujeres de entre 25 y 70 años de edad y un 25 por ciento son hombres de entre 25 y 70 años de edad.

“El producto que nosotros elaboramos es chocolate artesanal oaxaqueño, el cual tradicionalmente se elabora con cacao puro, canela, almendras y azúcar de caña”, refirió.

Abundó que desde la siembra se procura seleccionar las mejores semillas que se adecuen al ecosistema actual, por este motivo la variedad utilizada es la criolla y nativa de Concepción del Progreso.

“Con esto nos aseguramos que la planta sea más resistente a las condiciones actuales del campo. Una vez que se tienen las semillas se tuestan en comales de barro y son peladas para evitar el uso de cáscaras que aminoran la calidad del chocolate, se procesan en molinos de piedra volcánica con los ingredientes y se pesan y tortean a mano para dar como resultado el chocolate que caracteriza a nuestro estado”, manifestó.

Germán Santillán agregó que una vez que se tiene el producto pasa a su empaque, el cual dependiendo de la artesanía, conlleva a diferentes procesos, desde bolsas de chocolate de un cuarto de kilo hasta kits artesanales que contienen un molinillo tallado a mano, tazón de barro, un canasto de carrizo o tenate de palma y por supuesto el chocolate.

El producto sin lugar a dudas ha resultado rentable para Germán, su familia y trabajadores, “el trabajo no es sencillo, pero nos ha traído buenas experiencias y afortunadamente hemos tenido un crecimiento del 200 por ciento; el control financiero es sumamente minucioso porque debemos procurar tener los recursos para seguir invirtiendo y esperamos seguir trabajando así”, indicó.

Oaxacanita Chocolate ya está bien establecido, además de lo ya descrito, impulsa el cultivo de dos mil árboles de cacao en la Mixteca, dijo.

“Ha brindado también más de 15 talleres culturales y empresariales que acercan información a las comunidades de la región con la finalidad de poder crear sociedades cada vez más participativas y globales”, apuntó.

Además, concluyó, “es un reconocimiento que recae en todos y cada uno de los que conformamos esta familia que es Oaxacanita Chocolate; sin duda todos estamos muy contentos y seguimos apostándole a este sueño que convertimos en realidad todos los días”.