Con motivo del CCXXV aniversario del natalicio del General Antonio de León autoridades municipales rendirán hoy un homenaje.

La Alameda de Oaxaca se asienta en el lugar que antaño ocupara la plazoleta llamada de Cántaros, pues era donde los alfareros ofrecían estos recipientes.

Fue inaugurada como jardín en 1843 y bautizada en honor del general y patriota don Antonio de León.

El General de División, originario de Huajuapan de León murió en defensa de la patria el 8 de septiembre de 1847, durante la Batalla de Molino del Rey y tras diversas epopeyas en donde salió victorioso, 39 años después fue colocado un monumento en su memoria en la Alameda de la ciudad de Oaxaca donde el gobernador del estado General Luis Mier y Terán develó una estatua del soldado ejemplar y valeroso.

Originario de Huajuapan

Don Antonio de León nació el 4 de junio de 1794 en Huajuapan. Sus padres el señor Manuel León y doña María de la Luz Loyola. Entró al servicio de las armas el 10 de mayo de 1811 en clase de Alférez de la compañía del lugar de su nacimiento.

Ascendió a teniente el 6 de julio de 1814 y a capitán, el 8 de abril de 1817, después de haber participado en numerosas escaramuzas y en 9 acciones de guerra donde se distinguió no solo por su valor sino por sus sentimientos humanitarios para con los vencidos. 

El 16 de junio de 1821 con solo 26 hombres mal armados y peor municionados, atacó al doble de realistas a quienes cuatro días después obligó a rendirse a discreción.

A los dos días ya contaba con 180 hombres y se dirigió a Huajuapan, puesto bien fortificado y defendido, pero por su destreza y habilidad hizo capitular al enemigo apoderándose de tres cañones, así como fusiles y municiones. Iturbide al saber de sus triunfos le dio como premio la comandancia de las Mixtecas.

Audaces acciones de guerra

Antonio de León correspondiendo a esa distinción marchó hacia Yanhuitlán, que estaba defendido por tropa numerosa y armada, procediendo a poner sitio durante 15 días al cabo de los cuales logró la rendición quedando en su poder todo el armamento.

El 29 de ese mismo mes atacó al coronel Obeso, comandante general de Oaxaca que se había fortificado en el templo y convento de Etla con más de 300 elementos. Después de tres horas de combate, se rindió Obeso y entregó acopio considerable de municiones.

Esta victoria abrió las puertas de la ciudad de Oaxaca el 31 de julio de 1821 y poco después toda la provincia reconoció el Plan de Iguala. Consumada la Independencia se le encomendó a León imponer el orden en la Costa de Oaxaca ya que un grupo se había declarado a favor del rey de España.

Esto ocurrió en 1821 y el militar oaxaqueño logró hacer desistir a los costeños de su propósito sin combate alguno, solo con su presencia y prestigio militar. Poco después Iturbide se hizo proclamar emperador, ante lo cual León se inconformó y se puso de acuerdo con los generales León y Vicente Guerrero, así como con el coronel José de las Piedras, pronunciándose en Huajuapan el 28 de enero de 1828.

Después el militar oaxaqueño ocupó cargos como comandante general de Oaxaca de donde fue nominado diputado al Primer Congreso Constituyente.