Uno de los acuerdos del XI Encuentro Nacional de Damnificados realizado el 25 de mayo pasado en Cintalapa, Chiapas, fue el de continuar, coordinar y fortalecer la resistencia contra las altas tarifas por el consumo de energía eléctrica y los abusos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La resistencia al pago de la luz, tiene sus antecedentes en el estado de Tabasco y en los estados del centro del país. En los últimos años, también en decenas de municipios de Chiapas y en el Istmo y Costa de Oaxaca.

La RED NACIONAL DE DAMNIFICADOS está integrada por afectados por los sismos de los estados de Morelos, Puebla, Chiapas y Oaxaca, y comenzaron a organizarse desde septiembre de 2017.

«Los ejes de nuestra lucha son la reconstrucción integral de nuestros pueblos, que incluye la reconstrucción de vivienda digna y la reactivación económica», expuso Leopoldo De Gyves de la Cruz, de la Red Regional de Vecinos Afectados por los Sismos.

«El borrón y cuenta nueva de los adeudos por consumo de energía eléctrica, el no al pago de la luz y la tarifa social justa o tarifa preferencial, tienen su origen en circunstancias económicas que generan pobreza creciente, frente a las altas tarifas de los servicios públicos, que se ven agravados por desastres naturales», dijo.

«El borrón y cuenta nueva y la tarifa preferencial en Tabasco, así como la cancelación de adeudos a ayuntamientos de Chiapas, nos sirve de pauta para encontrar soluciones a usuarios en resistencia y a autoridades municipales en Chiapas y Oaxaca».

Por ello se anunció el Primer Encuentro de las Resistencias Chiapas-Oaxaca a realizarse este domingo 23 de junio a las 11 horas frente al Palacio Municipal de Juchitán, Oaxaca.

IMAGEN: SILVIA CHAVELA RIVAS