Es un compromiso de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca priorizar los procesos pacíficos de consulta mediante el diálogo y el respeto a las prerrogativas fundamentales colectivas e individuales, señaló el 21 de mayo último el coordinador general de Fortalecimiento a la Cultura de los Derechos Humanos del organismo público autónomo, Mario Martínez Hernández.

Al participar en la presentación del el volumen “De la consulta a la libre determinación de los pueblos: Informe sobre la implementación del derecho a la consulta y al consentimiento previo, libre e informado en México”, Martínez Hernández señaló que este compromiso tiene el objetivo de que la Defensoría se mantenga como órgano garante de estos procesos de consulta, acompañando a la ciudadanía de los pueblos y comunidades en su derecho a decidir, con consentimiento previo, libre e informado en cada una de las decisiones públicas que les afecten,

La Defensoría detalló que en la presentación del volumen –efectuada en la sede del organismo ubicada en Arteaga 414, en el centro histórico de la capital oaxaqueña– participaron también el autor e investigador Rodrigo Gutiérrez Rivas, el representante del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Juan Carlos Martínez, la representante de la Fundación para el Debido Proceso, Naayeli Ramírez Espinoza, y el representante de Oxfam México, Roberto Estefaní.

La instancia defensora destacó que en la realización del Informe participaron la Fundación para el Debido Proceso, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, y Fundar, Centro de Análisis e Investigación A. C.

Por su parte, luego de presentar un repaso a las principales conclusiones del Informe elaborado por los investigadores Rodrigo Gutiérrez Rivas y Edmundo del Pozo Martínez, el coordinador Martínez Hernández señaló algunos aspectos que le conciernen a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca en relación con los diversos procesos de consulta que están pendientes en la entidad y que deberán realizarse en el futuro cercano.

Expuso que, en primer lugar, la instancia defensora necesita abrir procesos de consulta más directos, lo cual implica que los diversos actores locales (tanto sociales como político-económicos) construyan junto con las instancias oficiales un mecanismo de acercamiento sensible a las condiciones del entorno, y procurando el surgimiento de alianzas de intereses con el apoyo de las instituciones estatales y federales.

El representante del organismo defensor anticipó que, tomando en cuenta las agendas de los actores locales, “desde la Defensoría buscaremos apoyar la construcción y vinculación de procesos que respeten y garanticen estos derechos. Asimismo, nos toca documentar y colocar en la perspectiva de derechos humanos las quejas y demandas de quienes han sufrido violaciones a sus prerrogativas fundamentales por parte de los diversos niveles de gobierno”.

Martínez Hernández añadió que desde la Defensoría buscará que las comunidades y pueblos del estado sean reconocidos como sujetos de derechos colectivos para que ellos puedan lograr el goce de las prerrogativas que les corresponden, y previno que las autoridades tendrán que colocarse en esa perspectiva para entender, respetar y garantizar los derechos de dichas comunidades.

“Ya hemos tenido una experiencia exitosa al intervenir como órgano garante en la consulta a los pueblos zapotecos de los Valles de Ocotlán y Zimatlán para la modificación de un decreto presidencial emitido en 1967, el cual vedaba a los agricultores indígenas el uso de sus propios recursos acuíferos”, refirió el presentador.

Finalmente, destacó que en el estado y a nivel nacional, esa consulta es la única que ha llegado a la cuarta etapa, la cual está próxima a concluirse con la propuesta de modificación del mencionado decreto de veda.