Ambientalistas y pobladores del municipio de Capulálpan de Méndez, en la Sierra Norte de Oaxaca, denunciaron la tala clandestina en los bosques de la comunidad y exigieron la intervención de las autoridades estatales y federales para detener este saqueo «hormiga» de madera.

Los denunciantes expusieron que “una banda criminal” de Capulálpan de Méndez, “Pueblo Mágico”, está talando los bosques y sacando la madera en «cientos» de camiones de volteo.

Indicaron que esta situación la hacen a escondidas, pasando por encima del pueblo de Ixtlán de Juárez, mientras que los habitantes de Capulálpan están «distraídos» en sus cultos religiosos y muy ocupados con sus tradiciones.

“Motosierras todo el día están talando el bosque y luego están acarreando la madera. Ante ello es muy necesario que las autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la misma Secretaría del Medio Ambiente y Desarrollo Social (Semaedeso) del gobierno del Estado detengan esta masacre que realizan unos cuantos comuneros.

Señalaron a comuneros al mando del profesor Netzar Arreortúa Martínez y al Pastor Evangélico, Habacuc Pérez Cosmos, de ser los responsables de este nuevo ecocidio, el cual realizan prácticamente después de recibir varios millones de pesos.

“Es muy importante detener esta tala irracional porque rompe con el equilibrio del planeta reduciendo las lluvias, incrementando la deforestación, reduciendo los manantiales y aumentándose la producción de varios gases mortales que causan el llamado efecto invernadero”, recalcaron.

ESCENARIO DANTESCO EN LA SIERRA SUR

Por otra parte, el ambientalista Nasario García Ramírez, expuso un caso similar en la Sierra Sur de Oaxaca, donde hoy “pega” un conflicto político social entre las comunidades de Santiago Yaitepec y Santa Catarina Juquila.

“El escenario en la Sierra Sur es dantesco y no nada más es la tala irracional. Hay que sumarle los conflictos y contaminación. Muchas fuentes naturales de agua están pagando las consecuencias”.

En este sentido expresó que los llamados “Centros de la Fe”, son lugares muy visitados y hasta son parte de un proyecto ecoturístico que se está generando fuera de la ley en la presente administración oficial.

“Mientras en la ruta a pie los peregrinos dejan toneladas de basura en las veredas, los negocios a orilla de carretera descargan sus aguas negras a los afluentes de esa zona”, recalcó.

Por ello, García Ramírez manifestó que es  tiempo de que ya las autoridades de los tres niveles de gobierno dejen a un lado la retórica y la sociedad sea consciente de que de no actuar se acabará la garantía de vida de las futuras generaciones.