Edil capitalino de Oaxaca coincidirá con AMLO en Monterrey en homenaje a Alfredo Harp Helú

El presidente municipal de Oaxaca de Juárez, Oswaldo García Jarquín, coincidirá con el presidente Andrés Manuel López Obrador en el homenaje al empresario y filántropo Alfredo Harp Helú.

Y es que este 20 de febrero se inaugurará el nuevo Salón de la Fama del Beisbol Mexicano, por iniciativa y patrocinio de Harp Helú, quien de manera personal tomó el reto de edificar una magna obra para darle al nuevo inmueble y desde luego a los entronizados, un lugar digno, en el cual los visitantes locales, nacionales e internacionales, puedan conocer la historia del rey de los deportes en México y los nombres y hombres que con sus actuaciones se convirtieron en los pilares del beisbol de nuestro país.

Este recinto se construyó gracias al apoyo incondicional del C.P. don Alfredo Harp Helú, enamorado y apasionado del beisbol. Los personajes que asistirán   a la ceremonia de inauguración son el Lic. Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón y los licenciados Javier Salinas y Omar Canizales, presidente de la Liga Mexicana de Beisbol y Liga Mexicana del Pacífico respectivamente.

En este inmueble además de albergar a los más de 190 entronizados, recibirá a los nuevos inmortales del beisbol nacional, con la misma filosofía de reconocer públicamente el mérito de los demás.

El Salón de la Fama tiene su nueva sede en las instalaciones del Parque Fundidora en Monterrey, Nuevo León. Se construyó en un área de aproximadamente 8 mil metros cuadrados y tiene alrededor de 15 mil metros cuadrados de construcción. Para ello fueron utilizados 700 mil metros cúbicos de concreto, mil toneladas de acero en varillas de diferentes calibres y más de un millón de ladrillos en la edificación de muros y techos.

El ladrillo es con la finalidad de dar similitud y a la vez reconocimiento a los edificios icónicos de Monterrey, como la Cervecería y la misma Fundidora, ya desaparecida.

El principal símbolo del Salón de la Fama es la flama de la inmortalidad, esta flama vuelve a encenderse y a partir del miércoles continuará con su labor de honrar la memoria de los personajes más importantes del beisbol mexicano.

Sin duda,Alfredo Harp Helú se ha convertido en el gran promotor e impulsor del beisbol nacional, siendo propietario de los Diablos Rojos del México, Guerreros de Oaxaca, fundador de la Academia de Beisbol que lleva su nombre en Oaxaca, rescató recientemente a los Algodoneros de Guasave para incursionar como directivo por primera vez en la Liga Mexicana del Pacífico, con su fuerza económica construyó el Salón de la Fama del Beisbol y en la Ciudad de México edificó el estadio de beisbol Alfredo Harp Helú, la casa permanente de los Diablos Rojos que será inaugurada en el mes de marzo.

HISTORIA

El Salón de la Fama de Beisbol Mexicano abrió por primera vez sus puertas el 10 de marzo de 1973, en la Ciudad de Monterrey, Nuevo León, en las instalaciones de la Cervecería Cuauhtémoc.

Uno de los principales impulsores para la creación de un recinto donde se reconociera la trayectoria de los personajes extraordinarios que existen en el mundo del beisbol nacional, desde jugadores, directivos, umpires y cronistas, fue Alejandro Aguilar Reyes mejor conocido como Fray Nano.

En aquella ocasión, la intervención del empresario don Eugenio Garza Sada, hizo posible que el sueño de Fray Nano se hiciera realidad, a la ceremonia de inauguración asistieron el Lic. Antonio Ramírez Muro y el C.P. Horacio López Díaz, presidentes de la Liga Mexicana de Beisbol y de la Liga Mexicana del Pacífico respectivamente y el Alto Comisionado de las Grandes Ligas, el Sr. Bowie Kuhn.

El Salón de la Fama del Beisbol Mexicano se convirtió en un referente histórico y un lugar obligado para visitar, no solo por los amantes al rey de los deportes, sino también para todos los turistas que paseaban por la capital del Estado, ganando un prestigio nacional e internacional como uno de los recintos beisboleros de mayor calidad.

Durante más de 40 años el recinto de los inmortales tuvo sus puertas abiertas en los jardines de la cervecería que patrocinó el Salón de la Fama hasta el 2013, año en que lamentablemente cerró sus puertas y dejó en el limbo a más de 190 entronizados.