Al pie del higo que sembró el general insurgente José María Morelos y Pavón junto al templo de Nuestra Señora de Guadalupe, amigos, familiares y compañeros de lucha acompañaron este viernes al maestro Francisco Verástegui en un reconocido y merecido homenaje a su labor en pro de la cultura y la naturaleza.

Bajo la fronda de este árbol notable e histórico que tanto ha defendido el pintor e historiador quien, aunque no nació en Oaxaca, ha luchado más que cualquier oaxaqueño nativo, según dijeron quienes tomaron la palabra, el «Barón del Llano», nombrado así por su elegancia, pulcritud y honorabilidad, aceptó conmovido las muestras de afecto.

El creador del primero y único mapa de árboles notables e históricos de Oaxaca recibió una «limpia» y las buenas vibras a través de una chamana que solicitó a los presentes elevar peticiones para mover la energía en favor de la salud del artista gráfico.

Lo acompañaron, entre otros, Nasario García Ramírez, Manuel Chávez Núñez, el Ing. Jorge Luis Cruz Alvarado, José Luis Bustamante del Valle, Gerardo Aldeco, Joaquín Ruiz, Claudio Ruiz Solana, Pavel Palacios Chávez, Sergio Figueroa, Patricia Martínez Lira, Clemente de Jesús López y Fernando Guadarrama Olivera.

En este acto, Guillermo Olguín, representante del Santuario del Jaguar, anunció que el próximo domingo a la una de la tarde se inaugurará un salón que llevará el nombre de «Francisco Verástegui».

También se invitó a los presentes a participar de la siembra de un árbol en el Zócalo el próximo lunes a las 9 de la mañana, también en homenaje al ambientalista, integrante de Oaxaca Fértil a.c. y del Colectivo de Organizaciones Ambientales de Oaxaca (COAO).

Fernando Guadarrama, conocido como «El jaguar», citó los versos favoritos del homenajeado, y dicen más o menos así:

«Tu nombre es como los ríos que van tejiendo memoria y así se escribió la historia y la sangre de los míos. Del cerro hacia los bajíos se juntaron las corrientes… Entre lluvias y crecientes entre montañas y llanos se reunieron mis hermanos, mis padres y mis parientes.

«Soy agua desde que estuve en el vientre de mi madre; soy la lluvia de la tarde que regresa envuelta en nubes, soy el bochorno que sube temprano por la mañana, soy brisa de la sabana aliento de amaneceres, soy la neblina, el llover y el agua de mi jarana…».