Gastronomía oaxaqueña de Semana Santa, tentación al paladar

Chiles rellenos de queso, bocadillos de garbanzo, coloradito de frijoles blancos con camarón, coloradito de verdura, coliflor rellena con quesillo, capeada y en caldillo, son sólo una mínima muestra de la vasta gastronomía oaxaqueña típica de la Semana Santa.

Sabor y tradición

Según doña Blanca García, en estos días se acostumbra el almuerzo de Vigilia, el cual consiste en tamalitos de frijol frito con orégano; chiles rellenos de camarón; rajas de Viernes de Cuaresma; pipián de Vigilia; estofado de pescado, tortitas de papa y camarón.

Otros platillos adecuados a la época son: chiles rellenos de queso, bocadillos de garbanzo, coloradito de frijoles blancos con camarón, coloradito de verdura, coliflor rellena con quesillo, capeada y en caldillo, son sólo una mínima muestra de la vasta gastronomía oaxaqueña.

Los historiadores señalan que durante la Cuaresma, en los Viernes de Vigilia se acostumbraban los bocadillos en coloradito, fritos o en caldo de haba; la lisa envuelta, la hueva frita, los bocadillos de camarón y otros mariscos y pescados. Otro platillo típico entre las familias oaxaqueñas es el caldillo de nopalitos.

Algunas familias acostumbran ponerle al caldillo camarón fresco o seco, pero también acompañan este platillo con las tradicionales tortitas de camarón.

La Cuaresma obliga a abstenerse de comer carne, un deber cristiano conocido como vigilia, que ya se ha convertido en una tradición culinaria.

En Oaxaca, en estas fechas, las carnes se sustituyen por guisos de productos del mar, legumbres, verduras e insectos. Y los dulces de la temporada adquieren un papel protagonista.

Jhonatan vende mariscos en el mercado “Benito Juárez” de esta ciudad y explicó que en esta Cuaresma repuntan las ventas.

Bocadillos de garbanzo, coloradito de frijoles blancos con camarón, coloradito de verdura, y la coliflor rellena con quesillo, son algunos de los platillos típicos de esta temporada.

Según los historiadores, durante la Cuaresma, en los Viernes de Vigilia, se acostumbran los bocadillos en coloradito, fritos o en caldo de haba; la lisa envuelta, la hueva frita, los bocadillos de camarón y otros mariscos y pescados.