Gobierno de Oaxaca sepulta a zapateros tradicionales y a la curtiduría local

Talabarteros, huaracheros y curtidores tradicionales lamentaron que el gobierno de Oaxaca encabezado por el priísta Alejandro Murat haya «sepultado» prácticamente esta actividad al permitir la instalación de la empresa Taguesi.

Elaboradores de zapatos artesanales señalaron que el gobierno no les ha dado los apoyos necesarios para el impulso de esta industria que en Oaxaca se sigue de generación en generación.

Y es que en todo el estado la tradición del zapato y los huaraches ha trascendido fronteras.

Por ello, los artesanos pidieron al gobierno estatal que voltee los ojos hacia este sector.

Un ejemplo es lo que pasa en San Dionisio Ocotepec.

Ahí,  una empresa indígena fundada hace 12 años: Ndavaa, ofrece una alternativa para adquirir productos de calidad realizados por manos de paisanos; con materiales propios de las regiones de la entidad, se brinda una oportunidad para consumir los productos locales y enaltecer los diseños y la cultura oaxaqueños.

CURTIDURÍA Y TALABARTERÍA
La piel ha sido un material importante en la economía del estado de Oaxaca de tal manera que en algunos casos sirvió como medio de intercambio de bienes es decir, el “trueque”, se cambiaban chaparreras y monturas por caballos y toros, la obra de piel se vendía al contado, existían centros de mercado, una de ellos era Ometepec Guerrero donde con motivo de la semana santa se convertía en un centro de compra y venta de: monturas, chaparreras, almartigones, barrigueras, etc.

La participación de los curtidores del estado es relevante ya que producen una suma de esfuerzos que va trascendiendo de generación en generación, satisfaciendo las necesidades de las comunidades y de los individuos mismos, ya que el trabajo constituye mucho más que un factor de producción: propicia creatividad, moviliza energía social, preserva la identidad de la comunidad, despliega solidaridad y utiliza la experiencia organizacional y el saber popular para satisfacer necesidades individuales y colectivas.

Ocotlán, Ejutla, San Fernando de Matamoros, Santa María Zoquitlán, Santo Tomás Jalieza, Santo Domingo Tomaltepec, Tlaxiaco, Juxtlahuaca, Miahuatlán, Santa María Tlahuitoltepec, Juchitán y Yalaag son sólo algunas de las comunidades que aún conservan la curtiduría y la talabartería.