Gracias a cartel bilingüe, pacientes indígenas conocen sus derechos generales en Hospital de Alta Especialidad

El 88 por ciento de los pacientes que atiende el Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca (HRAEO) es indígena y hablante de alguna lengua materna.

Por esta razón, existen barreras de comunicación entre el personal médico y administrativo con este sector poblacional, lo que impide brindar una atención de calidad a los enfermos y a sus familias.

Para romper esta brecha, la especialista en Anestesiología, María de Lourdes Martínez Gómez, y la Química Bióloga, Blanca Reyna Cuevas Robles, realizaron una investigación que derivó en la creación de un cartel que en 2015 obtuvo el primer lugar nacional de una convocatoria organizada por el Centro Médico ABC, y en el que se muestran los derechos generales de los pacientes en lengua  mixteca y zapoteca, con traducción al español.

Dicho cartel fue colocado en las áreas de mayor afluencia del hospital, y además en un futuro será compartido a otros nosocomios para sensibilizar al personal y garantizar los derechos de los pacientes indígenas.

mixe

 

 

Las médicas participaron en el 1er Concurso de Trabajos Libres en Cartel del 3er Congreso Internacional de Calidad y Seguridad al Paciente 2015.

El propósito fue involucrar a todos los profesionales de Servicios de Salud a las actividades de investigación y divulgación de los conocimientos sobre temas de interés dentro del campo de Calidad y Seguridad al Paciente (Ej. Caídas, Medicación, Infecciones Asociadas a la Atención de la Salud, Metas Internacionales de Seguridad al Paciente, Eventos Adversos/Centinela, Úlceras por presión, Educación al paciente, Derechos del paciente, etc.)

 

POBLACIÓN VULNERABLE

Las investigadoras descubrieron, en un universo de 84 mil 300 pacientes atendidos por el HRAEO, entre 2009 y 2014, que casi 5 mil pacientes hablaron alguna de las 26 lenguas indígenas identificadas.

La principal es el zapoteco; le sigue el mixteco, y de ahí se identificó que los pacientes y sus familiares hablan mixe, chinanteco, mazateco, chatino e incluso, el HRAEO atendió, en ese lapso, a pacientes que hablaron 12 lenguas de otros estados de la República.

Destacaron que desde la creación del Hospital, los enfermos son predominantemente indígenas.

La anestesióloga María de Lourdes Martínez Gómez es originaria del Istmo de Tehuantepec, y al ser hablante de zapoteco, desde 2006 comenzó a dar consulta en esta lengua.

“Esto fue algo innovador que le gustó mucho a los pacientes y a sus familiares. Fue un cambio de actitud que ayudó a la población indígena atendida por el HRAEO a entender sus derechos y a sentirse comprendido y valorado”.

CALIDAD MÉDICA

La Química Bióloga, Blanca Reyna Cuevas Robles, expuso que para muchos pacientes llegar al hospital es, de entrada, una gran impresión. “Y si al llegar no encuentran un rostro amigo, que los entienda, este encuentro se vuelve traumático”.

Por eso, se elaboró el proyecto denominado “Identificación de las lenguas maternas de los pacientes que demandan los servicios en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca de mayor impacto para garantizar los Derechos Generales de los Pacientes mediante la traducción de dichas lenguas”.

La interculturalidad es una de las innovaciones más trascendentes en el área de salud, toda vez que incorpora en la planeación y oferta de los servicios, el concepto y las implicaciones de la diversidad cultural y, en el caso de los pueblos indígenas, el reconocimiento de elementos sustantivos de su identidad, como el idioma.

Dada la dispersión y aislamiento geográfico, en muchas regiones del estado ha prevalecido su exclusión respecto al acceso a los servicios de salud; dicha exclusión se ha perpetuado debido a los altos costos.

Además de lo anterior, un rasgo permanente respecto al trato hacia la población indígena es la discriminación, la insatisfacción de sus demandas o la invisibilidad respecto a sus necesidades; situación doblemente violenta cuando se realiza por parte las instituciones.

El proyecto de las investigadoras pretende contribuir a eliminar las barreras culturales y la invisibilidad ante los sistemas de información en salud, comenzando por la promoción de los derechos humanos y, por tanto del derecho a la salud, cuyo desconocimiento es la principal barrera para poder mejorar y definir las acciones necesarias para erradicar esta situación.

CERRANDO BRECHAS

Las especialistas destacaron que mejorar las condiciones de salud de la población indígena, implica ofrecer servicios efectivos, seguros, sensibles a la multiculturalidad y que respondan a las expectativas de los usuarios.