La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) verifica en puertos, aeropuertos y fronteras, la entrada y salida de diversas mercancías para garantizar su legalidad y evitar riesgos ambientales.

Las revisiones que realiza incluyen los árboles de Navidad que ingresan a territorio nacional y que se comercializan en todo el país con motivo de las fiestas decembrinas.

La finalidad de estas inspecciones es para corroborar que las ejemplares cumplan con las Normas Oficiales Mexicanas vigentes en México y evitar, así, el ingreso de plagas de importancia cuarentenaria que puedan poner en riesgo la salud de los mexicanos como la de otros recursos forestales.

El Programa de Verificación a la Importación de Árboles de Navidad se aplica cada año, desde 2005.

A partir de 2010 se ha registrado el ingreso de poco más de 900 mil ejemplares en promedio, provenientes de Estados Unidos.