El próximo 24 de julio se realizará la Guelaguetza de Santiago Yaitepec, en la región de la Costa.

El profesor Hermógenes Beltrán García, oriundo de la región, recordó que los chatinos celebran su fiesta patronal con carreras a caballo y la cabalgata de mujeres y hombres de Juquila.

La Guelaguetza de Yaitepec o Santiago Yaitepec este 24 de julio de 2019 promete ser de antología con bailadores (no bailarines) de los pueblos comarcanos: Bajos de Chila, Río Grande, San Gabriel Mixtepec, San Juan Lachao, San Juan Quiahije, San Miguel Panixtlahuaca,  San Pedro Tututepec cuyo nombre oficial es Villa de Melchor Ocampo Tututepec, Santos Reyes Nopala, Santa Maria Temaxcaltepec, Santa María Magdalena Tiltepec, Santa Lucia Teotepec, Tataltepec de Valdés y Río Grande.

Beltrán García invita a la población a vivir una auténtica fiesta de hermandad en Santiago Yaitepec a partir de las 16 horas donde disfrutará del auténtico zapateado con las evoluciones que obedecen al ritmo cardiaco marcado por la música de las chilenas y sones con remembranza en cómo se baila en Sudamérica pero muy a nuestro estilo en la Costa de Oaxaca.

«En 1979 antropólogos argentinos llegaron a Juquila con la directora de Educacion Indígena y Tomás Cruz Lorenzo, presidente en ese entonces del Consejo Regional Chatino. Se les alojó para ir a Santa María Yolotepec a su fiesta patronal. La maestra Cleofas García los atendió, la banda de música tocó chilenas y los argentinos bailaron a su estilo», recordó.

«El ritmo de nosotros de chilenas en Argentina, Chile, Bolivia y Perú son: Zamacueca Cueca, Marinera (pero con sus variantes) se baila en las Costas de Oaxaca y Guerrero, que cuando la escuchamos de inmediato seguimos el ritmo con el cuerpo y  pies y si es propicia con una dama al lado a zapatear y «valsear» según la música, haciendo evoluciones con la mascada, el pañito y/o el paliacate. Eso se baila en los pueblos de costeños», expresa.

El profesor Hermógenes Beltrán invita a la población a vivir una auténtica fiesta de hermandad en Santiago Yaitepec a partir de las 16 horas, donde disfrutará del auténtico zapateado con las evoluciones que obedecen al ritmo cardiaco marcado por la música de las chilenas y sones con remembranza en cómo se baila en Sudamérica «pero muy a nuestro estilo en la Costa de Oaxaca».