Las niñas-madres que quieren «las becas de AMLO»

Magdalena y Eva ni siquiera dejaron las muñecas para ser mamás.

Son tan pobres que en su infancia no tuvieron juguetes sino la responsabilidad de ayudar con los quehaceres de la casa.

Ir a la escuela también les fue negado, porque en sus comunidades no importa si las niñas estudian: primero tienen que trabajar.

Ahora deben cuidar y mantener a sus hijos. Sin embargo, no pierden la esperanza de continuar aprendiendo gracias a los apoyos que podrían obtener por parte de diversas instituciones.

Magdalena Gómez Bermúdez ya tiene dos hijos, y Eva Ortega Carrasco, tres.

“Queremos seguir estudiando”, señalan mientras cargan a sus bebés. Ahora esperan recibir «las becas de AMLO», pero más adelante esperan alcanzar un mejor nivel para darles a sus hijos una mejor infancia. La que ellas no tuvieron.

Sus historias se asemejan entre sí, y se parecen a las de miles de niñas-adolescentes que han tenido que enfrentarse a los problemas de un adulto.

“No tenemos el apoyo de nuestras parejas. Nos dejaron solas”, coinciden en señalar las jóvenes indígenas que salieron de sus poblaciones con la esperanza de un mejor futuro y sólo encontraron problemas al embarazarse a una edad temprana.

Ellas hablan zapoteco de Valles Centrales. Buscan apoyo de la Secretaría de Bienestar. “Lo hacemos por nuestros hijos”.

Las niñas-madres aspiran a ser beneficiarias del Programa de Becas del gobierno federal, como jóvenes, madres solteras y como estudiantes.

Con este dinero Magdalena y Eva podrán iniciar, continuar, permanecer y concluir sus estudios de educación básica, en el sistema escolarizado, no escolarizado u otro sistema educativo público disponible.

Con programa Becas Benito Juárez, AMLO dará beca de 1600 pesos a padres o madres de niños, desde recién nacidos hasta 15 años.