“Mi lengua morirá con el sol”: Maritza

De pequeña estatura y portando con orgullo su huipil de algodón tejido en telar de cintura, Maritza Tapia López, originaria de San Pedro Amuzgos, dice que es un orgullo ser indígena y,  sobre todo, de poder ayudar a su pueblo con la traducción de documentos valiosos y enseñando a  los niños y niñas de su comunidad.

En el Día Internacional de la Lengua Materna Maritza dice que no deben perderse las lenguas originarias porque son el cordón umbilical que arraiga al ser humano a la tierra.

Destaca la importancia de que este día sirva para revalorar el papel de los profesores y traductores bilingües en la preservación de la cultura.

Ella es profesora bilingüe y perito intérprete en la lengua amuzga, y menciona que conocer la lengua Tzjón Noá permite plasmar y compartir la cultura e identidad de su gente en este pueblo indígena que habita entre los límites de Guerrero y Oaxaca.

Su labor en defensa de su cultura y de los derechos humanos le ha permitido trabajar en diversas iniciativas sociales y ésta no es la excepción: Maritza ayudó a traducir en lengua amuzga información para prevenir enfermedades de transmisión sexual como VIH-Sida.

Gracias a ello, la población indígena amuzga tendrá herramientas accesibles para el cuidado de su salud.