El Palacio de Gobierno es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Oaxaca, y por ello se ofrecen visitas guiadas y en esta temporada vacacional es uno de los edificios más solicitados por el turismo.

De acuerdo con datos históricos, después de ser fundada la Villa de Antequera, surgió la necesidad de contar con un lugar donde las autoridades del nuevo asentamiento pudieran atender los asuntos del pueblo.
Para ello, el cabildo levantó su primera casa consistorial, a partir de 1576, en el mismo sitio donde ahora se encuentra el Palacio de Gobierno.
UN LUGAR PARA VISITAR
Se sabe que, en el transcurso del siglo XVII y primer cuarto del siglo XVIII, la construcción mejoró considerablemente; el adobe de los muros fue sustituido por cantera y el techo de paja o teja, por el de terracerías sólidas
Los terremotos de 1787 y 1801 dañaron la obra, razón por la que mucho tiempo estuvo en ruinas y abandonado.
La actual construcción del palacio se hizo a partir de 1832, y después de varias interrupciones, fue inaugurado el 15 de septiembre de 1884. El terremoto de 1931 lo afectó seriamente, pero fue reconstruido entre los años 1936 y 1948.
El edificio presenta características del renacimiento, basado en el orden clásico dórico. Su fachada principal está orientada al norte, es decir hacia la plaza de la constitución o zócalo de la ciudad.
Toda la obra es de cantera verde; el primer nivel ostenta un buen número de vanos con arco de medio punto, entre columnas pareadas. Estas últimas se repiten en el segundo nivel, a cada lado de las ventanas adinteladas.
La portada principal sobresale ligeramente de toda la fachada. Consta de dos grandes pilares en los extremos, y seis vanos arcados distribuidos, equitativamente, en sus dos niveles. Los del segundo nivel están dotados de balcones de hierro forjado.
El remate, de esta parte central, es una espadaña con campana y asta bandera. En su base se encuentra el escudo nacional, en alto relieve.