El presidente Andrés Manuel López Obrador pedirá a la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, que informe sobre el tema del plagio, por parte de reconocidas firmas de moda, de diseños textiles indígenas de diversas entidades del país, entre ellas Oaxaca.

Dijo lo anterior a pregunta expresa de un reportero en la conferencia matutina de este martes.

Cabe recordar que la última polémica la protagonizó la casa Carolina Herrera al utilizar diseños indígenas en sus prendas.

No sólo fueron las blusas de Tlahuitoltepec, de la región Mixe; también fueron las artesanías de barro negro de Santa María Coyotepec, los alebrijes de Arrazola Xoxo y la marca de ropa argentina que plagió diseños zapotecas.

El plagio de diseños artesanales oaxaqueñas cada vez es más frecuente y lamentablemente hay un vacío legal que impide que este robo se siga cometiendo en contra del arte y la cultura oaxaqueña.

Sobre el tema, las autoridades del Instituto Oaxaqueño de las Artesanías mencionaron que por ello se impulsan las marcas colectivas como un mecanismo de defensa  para evitar el plagio.

Sin embargo, para los artesanos existe un vacío legal en el tema, pues cuando se ha evidenciado el robo de diseños indígenas, sólo se queda en la denuncia y no se castiga realmente a los usurpadores del arte popular.

En febrero de 2017 se denunció el plagio por parte de la empresa española Intropia de bordados del huipil chinanteco de San Juan Bautista Tlacoatzintepec.

También la marca argentina Rapsodia plagió el diseño tradicional de la blusa de San Antonino Castillo Velasco.