Por conflicto social desde 2007 está detenido el inventario forestal en Chimalapas

El conflicto social que se vive en los Chimalapas tiene detenido, desde 2007, un inventario forestal que llevaría a cabo el entonces  Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), y la organización Prosperidad Rural y Conservación del Medio Ambiente en México.

El 16 de octubre de 2007 firmaron un convenio de colaboración para realizar un inventario forestal en Santa María Chimalapa.

El acuerdo fue signado por los entonces titulares de ambas instancias, Carlos Torres Avilés y Thomas Joseph Green, en la sala de juntas de la Seder, donde se dio a conocer que este plan de trabajo, sin precedente a nivel nacional, buscaba establecer un proceso de desarrollo forestal sustentable en esa región, con el propósito de aplicar proyectos alternativos en la materia.

chimalapas-comunidad-defensa-territorio-mineria

En esa reunión, Torres Avilés indicó que este inventario forestal se haría en una superficie de cinco mil hectáreas del predio denominado Arroyo Pato, de los Bienes Comunales de Santa María Chimalapa, para lo cual se entregarán equipos de medición y de cómputo para desarrollar el trabajo.

Incluso refirió que esta organización formaría 45 comuneros entrenados para planificar y levantar datos de inventarios forestales, a fin de que esta comunidad cuente con la capacidad técnica de levantar su propio catálogo respecto a la producción maderable y no maderable de este importante predio.

Los datos de campo obtenidos de los levantamientos de los sitios de muestreo servirían para la elaboración del Plan de Manejo y el Plan Operativo Anual Forestal, lo cual beneficiará a la comunidad de Santa María Chimalapa, con el propósito de explotar sus bosques en forma racional y sustentable.

La información estadística y geográfica generada de este proyecto se entregaría al Sistema Nacional de Información para el Desarrollo Rural Sustentable (OEIDRUS), la cual sería la responsable de brindar facilidades y apoyo necesario para la conclusión de este inventario forestal.

CHIMALAPAS ES DE OAXACA

Ubicada en el corazón del Istmo de Tehuantepec, dentro de la porción oriente del estado de Oaxaca, la región de Los Chimalapas incluye la mayor extensión de selvas húmedas y bosques mesófilos bien conservados de México, además de contar con bosques templados y selvas bajas; siendo considerada por ello la zona de mayor biodiversidad de México y una de las zonas de mayor biodiversidad de Mesoamérica.

Es el más generoso ecosistema del trópico húmedo de la República que produce 40% de los escurrimientos pluviales del país. Esta región es propiedad ancestral del Pueblo Indígena Zoque Chimalapa, descendiente de la Cultura Olmeca. La zona de los Chimalapas, está conformada por dos comunidades agrarias, Santa María (460 mil ha) y San Miguel (134 mil ha).

San Miguel y Santa María Chimalapa, están adscritos al territorio de Oaxaca desde la época colonial. El de los Chimalapas, no es un conflicto de límites entre los estados de Oaxaca y Chiapas solamente, pues las constituciones de 1990 de ambas entidades, delimitaban la circunscripción estatal, dejando establecido que la mayoría del territorio comunal zoque chimalapa está en Oaxaca.

Resultado de imagen para CHIMALAPAS

En 1950, la maderera michoacana Rodolfo Sánchez Monroy, inició trámites para obtener concesiones en supuestos “terrenos nacionales” “dentro del estado de Chiapas”, logrando permisos federales para explotar 100 mil hectáreas por 25 años, hasta que en 1977 los comuneros chimalapas expulsaron a las empresas. El 10 de marzo de 1967 y luego de luego de 26 años de gestiones, el Estado mexicano reconoce a los zoques chimalapas como sujetos de derecho agrario y dueños ancestrales de un territorio comunal, pero el conflicto ya se había iniciado por dos frentes: el primero de corte agrario, permitiendo a los chiapanecos explotar los recursos de Oaxaca por encima de la resolución presidencial y el segundo de tipo político, que enturbió los límites geográficos, bien establecidos en el primer documento, cuando el municipio de Cintalapa, en Chiapas, estableció núcleos poblacionales en territorio oaxaqueño con la anuencia del Gobierno Federal, quien apenas dos meses después de la primera resolución, otorgó al gobierno chiapaneco mil 975 hectáreas dentro de Oaxaca.

La LXI Legislatura del Gobierno de Chiapas, aprobó la fundación de cuatro nuevos municipios el 17 de noviembre de 2011, uno de ellos, Belisario Domínguez, en la zona de conflicto, el cual tiene su cabecera en el pueblo llamado Rodulfo Figueroa que tiene una resolución agraria posterior a 1967 y sirve para que las empresas privadas puedan firmar contratos sin negociar con los comuneros zoques chimalapas de Oaxaca; en otras palabras, funge como amparo ante instancias legales. Para el gobierno oaxaqueño, estas invasiones buscan desmembrar el territorio indígena y por ende afectar la biodiversidad de la zona.

A principios de 2012 los Chimalapas presentaron dos controversias constitucionales ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, obligando al gobierno de Oaxaca a presentar una tercera. Las autoridades comunales chimas ganaron dos amparos por los cuales el gobierno de Chiapas tiene prohibido realizar cualquier acto jurídico o administrativo dentro del territorio comunal, este amparo fue ratificado en junio de 2013 por la SCJN.

Jaguar surrounded by vegetation

En la demanda, el Gobierno de Oaxaca incluyó documentos y otras pruebas del asentamiento irregular y de la propiedad de los predios, así como de las invasiones promovidas por el gobierno chiapaneco, para acreditar que la zona de los Chimalapas es oaxaqueña. La controversia constitucional que se discute en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), espera las pruebas que presente Chiapas y Oaxaca  para cotejarlas y marcar el limite correspondiente.

Chiapas aceptó tres de los cuatro puntos que Oaxaca propuso en virtud del tratado de límites de 1549;  la Barra de Tonalá, el Cerro del Chilillo, el Cerro de la Jineta y queda por definir el Cerro de los Mixes,  que ambas entidades la ubican en puntos diferentes. A esto se suma que en el mes de junio de 1995, el Congreso del Estado de Chiapas reformó -sin fundamento- el artículo 3° de su Constitución Política, modificando sus límites con el estado de Oaxaca, demostrando imprecisión jurídica e inexistencia  de los límites territoriales sometidos a su soberanía.

De esta manera se llega a la conclusión que la Región Chimalapa, desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días, pertenece al Estado de Oaxaca.