De cada 10 pacientes que acuden por una consulta de salud mental a las clínicas y hospitales del sector salud, entre tres y cinco casos tienen que ver con problemas emocionales derivados de una infidelidad descubierta a través de redes sociales, y que han derivado incluso en suicidios.

A pesar de que los pacientes no llegan por esta causa en particular, el fenómeno se ha incrementado, pues en casi la mitad de las terapias salen a relucir los problemas de pareja, ocasionados por Facebook, Whatsapp y Twitter.

El descenlace de muchos de estos casos puede llegar al suicidio, como el caso de Delia Baltazar Cruz, quien se quitó la vida luego de descubrir a través de Facebook que su novio le era infiel.

Sobre las redes sociales, y en el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio que se conmemora este 10 de septiembre, la coordinación estatal del Programa de Salud Mental de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) indicó que «un ejercicio que pudiera realizarse al interior de la familia, es valorar el tiempo que se interactúa en una red social (facebook, hi5, Sonico, MySpace, Metroflog, Taringa o Tuenti), pregúntese qué grado ocupa dentro de la vida cotidiana de su hijo echarle un vistazo a su perfil o el de los demás».

Y es que, aseguró, esta plataforma podría generar consecuencias negativas a largo plazo si no se les concede un uso adecuado, por lo que exhortó a los responsables de familia a poner mayor atención en los infantes y adolescentes al momento de utilizarla.

DESINFORMACIÓN

Destacó que entre los riesgos que pueden correr están: el acceso inmediato a información que pudiera ser perjudicial o mal interpretada por los usuarios; el hecho de estar o no inscrito a una red social podría ser motivo de discriminación, así como alejarlos gradualmente del mundo exterior por lo que se volverá apático, agresivo, con falta de compromiso o influenciado por ideas de las redes.

Asimismo, aclaró que se corre el riesgo de incrementar la posibilidad de crear conductas adictivas o ser sugestionados en poco tiempo para que utilicen sustancias nocivas, suicidios, retos o exhibiciones del cuerpo, y resaltó que la información que se vierte puede afectar la seguridad tanto del menor como de la familia entera ya que en muchas ocasiones es aprovechada por delincuentes.