San Pablo Huixtepec quiere convertirse en la franja lechera de Valles Centrales

San Pablo Huixtepec, Zimatlán, busca convertirse en el centro de producción de leche y elaboración de queso y quesillo más grande de Valles Centrales, ya que cuenta con el potencial para lograrlo.

El problema, dicen los productores, es que no ha habido apoyos ni de los anteriores gobiernos federales ni estatales. Por ello confían en que en el gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador puedan cristalizar el sueño de impulsar la cadena láctea oaxaqueña.

Aquí, el 60 por ciento de la población produce leche, y otro porcentaje elabora queso y quesillo. Lamentablemente, dichos productos tienen un mercado de venta muy reducido y enfrentan una competencia desleal con la leche que llega de Puebla y que resulta más barata, pero de menor calidad.

Una parte de la producción sale a comunidades aledañas; incluso, productores de queso y quesillo del Valle de Etla, aunque en un número reducido, acuden a Huixtepec a comprar leche para la elaboración de los productos que le han dado fama.

Sin embargo, pocos saben que en esta comunidad, ubicada a 36 kilómetros de la capital, también se elabora queso y quesillo con leche de gran calidad.

En la población hay por lo menos 100 productores de leche, mismos que en su conjunto poseen unas mil cabezas de ganado.

Sin embargo, trabajan en forma aislada.

TOCANDO PUERTAS

La familia Vásquez ha tocado puertas para obtener apoyos a fin de aumentar su producción y mejorar la calidad de la leche que producen, pero todo ha sido en vano.

“Hemos presentado proyectos en todas las instancias habidas y por haber de los tres niveles de gobierno, pero lamentablemente no hemos encontrado respuesta”.

“El gobierno dice que hay apoyos para el campo, pero nosotros no vemos nada. Aquí cada quien trabaja por su familia y son pocos los que se animan a agruparse para buscar el bien común”.

CENTRO DE ACOPIO

Siendo San Pablo Huixtepec el mayor productor de leche de los Valles Centrales, los ganaderos planearon la creación de un ambicioso proyecto: la instalación de un centro de acopio o establo comunitario.

Detallaron que la idea consiste en que todos los productores de leche ubiquen a sus animales en un sólo lugar con el fin de que los compradores adquieran el producto en un mismo centro de distribución. Con ello, quienes adquieren la leche lo harían en un gran núcleo y así evitarían ir de establo en establo como acontece actualmente.

CONTRA LA CORRIENTE

Los productores queso y quesillo de Huixtepec enfrentan una competencia desleal con sus homólogos del Valle de Etla, pues muchos compran la leche a otras entidades.

“Nuestros costos de producción son elevados, y en Etla están trayendo mucha leche de Puebla a costos muy bajos. Parece ser que los poblanos tienen un subsidio al litro de leche y no les importa venderla barata porque tienen su subsidio, el cual viene siendo prácticamente su ganancia; en cambio, nosotros no podemos sacrificar tanto el precio porque no nos quedaría nada”, mencionaron.

Pero además, los poblanos traen la leche fría y los productores de Etla tienen que calentarla para darle la temperatura de cuajado, y eso eleva sus costos. Es por ello que muchos están optando por comprarle a Huixtepec.

Por si fuera poco, el costo de las materias primas es elevado: “El concentrado (alimento balanceado) sube cada mes, pero si subimos el precio de la leche, nadie nos la va a comprar”.

DEMANDA

“Lo que queremos es que el gobierno nos apoye para establecer una red de comercialización. Queremos garantía de mercado. Que se regule el precio de la leche. Además buscamos créditos accesibles para maquinaria y concentrados, y que no haya tanta burocracia para solicitar y obtener financiamiento”, externaron.

Los productores elaboraron tres proyectos estratégicos que hasta la fecha no han encontrado eco: “San Pablo Huixtepec sería el productor de leche; Etla la industrializaría y La Ciénega, Zimatlán, se encargaría de la elaboración de concentrados. Con ello se cerraría la cadena productiva”.