Se le considera violencia sexual infantil cuando una persona mayor o de la misma edad, obliga a una niña o niño, a tener contacto sexual por medio de caricias, besos, tocamientos o incluso a observar material sexualmente explícito con contenido sexual, indicó la psicóloga en sexualidad del Consejo Estatal para la Prevención y Control del Sida (Coesida), Guiexhuba de la Cruz Blas.

Mencionó además, que la o el agresor, realiza estos abusos aprovechando la edad y el poder que se tiene sobre la o el menor.

Puntualizó que existen dos tipos de conductas, tanto el físico (tocamientos en zonas erógenas del menor y conducta sexual que implique contacto físico); como el no físico, la cual muchas veces pasa desapercibido, ya que el agresor solamente captura fotos o videos del menor cuando este se encuentra desnudo o realiza la exhibición de los órganos sexuales al menor.

Ante ello, la también capacitadora puntualizó que es de suma importancia que tanto padres, madres o tutores, identifiquen las señales de alerta, las cuales pueden ser desde el retroceso en su desarrollo, terrores nocturnos, fracaso escolar, aislamiento, cambios de humor, pérdida de control de la vejiga durante la noche o afecciones en las que el menor se resiste a defecar.

De la Cruz Blas resaltó que ante un acto de violencia sexual, los padres, madres o tutores deben creerle al menor, brindarle inmediatamente protección; buscar ayuda especializada (médica, psicológica y legal); evitar usar términos que denigren a la personalidad de la víctima; evitar cuestionarle o culpabilizarle del abuso; no sobreproteger a la víctima y sobre todo, no confrontar a la víctima con el agresor.

En tanto, la directora general del Coesida y los Centros Ambulatorios para la Prevención y Atención del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS), Gabriela Velásquez Rosas, destacó que para evitar estas agresiones, los padres, madres o tutores, deben iniciar el diálogo de la sexualidad con sus hijas e hijos, indicándoles cuáles son las partes del cuerpo, con sus nombres correctos, la función de estos y cómo cuidarlas, haciendo énfasis en que su cuerpo es suyo y nadie más lo debe tocar.

Finalmente la también Responsable Estatal del Programa VIH/Sida, indicó que ante un abuso o violencia sexual, padres, madres o tutores pueden acudir a la agencia del ministerio público más cercana; Procuraduría de la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia; Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca; Subprocuraduría de Atención a Víctimas y Justicia Restaurativa; Unidad de Atención a Víctimas de Violencia de Género contra las Mujeres de la Secretaría de las Mujeres Oaxaqueñas (SMO).