En el marco del Día Internacional de los derechos humanos, el Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha A.C. (Código DH) reconoció el trabajo de todas las personas defensoras en el mundo «que deciden persistir en sus luchas pacíficas a pesar de las amenazas de muerte, los ataques, la difamación y el encarcelamiento».

«Defender la vida, construir la paz. Seguimos apostando por la articulación en las comunidades, con mujeres y hombres, defensoras y defensores, y jóvenes; para hacer frente a la violencia de género e implementación de proyectos que vulneran los derechos humanos en la defensa de su tierra y territorio».

Código DH es una organización de la sociedad civil oaxaqueña, conformada por un equipo interdisciplinario y comprometido, que genera y fortalece capacidades para el reconocimiento y defensa de los derechos humanos, la construcción de una vida digna y la lucha contra la impunidad.

El Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha A.C. (Código-DH) es una organización de la sociedad civil que ofrece asesoría y defensa legal, médica y psicológica a víctimas de violaciones de derechos humanos. Su finalidad está en impulsar la construcción de una sociedad más democrática, justa y equitativa, visibilizando y luchando contra la impunidad y la falta de acceso a la justicia que rodea las vulneraciones de derechos fundamentales en Oaxaca.

Código-DH nace en enero de 2011 con la desaparición del Comité de Liberación 25 de Noviembre, organización acompañada por PBI desde finales de 2009 debido a las preocupantes amenazas y ataques que venían sufriendo por su trabajo legítimo en favor de los derechos humanos. Aunque cuentan con medidas cautelares, otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en julio de 2007, las agresiones contra miembros de Código-DH y sus familiares no han cesado.

En el 2011 Código-DH abrió una oficina regional en San Pedro Amuzgos, donde brinda un proceso educativo y de asesoría jurídica que contribuye al reconocimiento y respeto de los derechos humanos en la región, la sensibilización y capacitación de las autoridades locales en el tema y la formación de promotores de derechos humanos.

En el 2013 Código-DH sufrió nuevas agresiones en su contra cuando empezaron a brindar apoyo a las comunidades del Istmo de Tehuantepec que están exigiendo su derecho a la consulta previa, libre e informada ante una aparente imposición de un parque eólico.