Ante la imposibilidad de realizarle un homenaje con motivo de su aniversario luctuoso, amigos del ámbito cultural de Oaxaca recuerdan al compositor Narciso Lico Carrillo a cinco años de su muerte y piden no olvidar y difundir entre la niñez oaxaqueña su legado musical.

Narciso Lico Carrillo compuso más de 500 obras, entre valses, danzones, zapateados, boleros, cumbias, polkas, sones y jarabes, entre otros.

Narciso Lico Carrillo ​ fue un compositor y músico mexicano, promotor de la música de banda tradicional e impulsó la profesionalización de los músicos de comunidades rurales.

https://encrypted-vtbn1.gstatic.com/video?q=tbn:ANd9GcRlakLUhtu1Ml1oKIowsH4IFWrtLTyZ6P9RpYtzhvkQuAnX8BP9

Nació el 18 de marzo de 1956 en Villa Alta, Sierra de Juárez, Oaxaca. Músico tradicional, hablante de zapoteco como lengua materna. Concluyó sus estudios primarios e inició su formación musical a los 12 años, aprendiendo a tocar el bombo, saxor, saxofón alto y  la trompeta.

Fue compositor, arreglista, copista y forjador de varias generaciones de nuevos músicos. Destacó el apoyo que brindado a músicos y directores de bandas fuera del estado y a los migrantes oaxaqueños que radican en Estados Unidos y Canadá.

Desde 1970 y hasta finales del siglo pasado, mantuvo un intenso periodo como músico, donde destaca su participación como copista en la Orquesta Sinfónica de la Secretaría de la Defensa Nacional y en el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Desde 1990 orientó sus esfuerzos hacia la formación de bandas y nuevos músicos en siete de las ocho regiones de la entidad, en un proceso de consolidación de la música tradicional oaxaqueña. Los niños y jóvenes que formó se convirtieron en maestros de música o directores de bandas en su comunidad.

El espectro de géneros musicales en los que compuso obras es muy variado, abarca el vals, danzón, zapateados; bolero, cumbia, polka, sones y jarabes, por mencionar algunos.

Este repertorio es interpretado por las bandas de todo el estado y las bandas de oaxaqueños radicados en la ciudad de México, la Banda de Tlayacapan en Morelos; la Banda de Villa del Carbón del Estado de México; así como en Estados Unidos y Canadá.

En 2011 integró el Consejo de Participación para el Desarrollo Cultural del Estado de Oaxaca, instancia ciudadana de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca que coadyuva en el diseño de las políticas culturales en la entidad.

En 2012, impulsó la creación de la Asociación Civil denominada «Directores, compositores y banda infantil, juvenil del estado de Oaxaca» la cual está conformada por una veintena de músicos oaxaqueños en su mayoría, directores de bandas y académicos de la música,  quienes hacen circular por las regiones del estado una «Escaleta móvil estatal de perfeccionamiento musical  para  maestros y  alumnos de Bandas de Música Tradicional del Estado de Oaxaca”, la cual se ha convertido en un espacio de convivencia e intercambio musical que beneficia a niños y niñas y a directores de las bandas de las ocho regiones del estado.

Su trabajo de promoción de la cultura musical de su estado y su prolífica producción musical, le hicieron acreedor a numerosos reconocimientos como el de la estación de radio XEGLO (Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas); del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Sistema Nacional de Fomento Musical, en el 7° Encuentro Nacional de Bandas en 2002; y del Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez en el 2012.

Asimismo, se reconoció su trayectoria en el evento inaugural de Instrumenta 2011, organizado por el Gobierno del Estado de Oaxaca, la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca y la Fundación Alfredo Harp Helú.

Falleció en su natal Oaxaca, el 5 de agosto de 2015.

foto: facebook