En relación a un encuentro sexual, es muy importante que ambas partes brinden su consentimiento para dicha práctica, ya que de no existir, se puede considerar como abuso o agresión sexual, constató la encargada de la Unidad de Género del Consejo Estatal para la Prevención y Control del Sida (Coesida), Leydi Vilma Ramírez Pérez.

Describió que el consentimiento dentro de las relaciones sexuales se define como la aceptación verbal o no verbal, dada libremente por el sentimiento o la voluntad de participar en una actividad sexual.

“Para que dicho consentimiento sea válido, éste debe de ser libre y que no haya ningún tipo de manipulación o presión. Es importante mencionar que se da durante la conciencia plena de la persona, es decir, sin los efectos de drogas o alcohol”, indicó.

Resaltó que el consentimiento puede ser revocable, en caso de que al inicio o durante el acto sexual, una de las partes ya no quiere participar, el consentimiento brindado se refutará inmediatamente.

La también capacitadora resaltó que, al no pedir el consentimiento previo a una práctica sexual o relación sexual, así como abrazos, besos, caricias, realizar o compartir fotografías y videos sexuales, sería catalogado como una agresión o abuso, el cual es un delito en materia penal.

Refirió que en caso de abuso a la privacidad, así como a la persona misma, es importante presentar una denuncia ante el Ministerio Público, ya que desde la perspectiva en la atención del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), en caso de haber sido violentada sexualmente se le proporcione la atención correspondiente.

La cual consiste en el tratamiento profiláctico que se oferta de manera gratuita en el Coesida y los Centros Ambulatorios para la Prevención y Atención del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS), para ello es importante acudir antes de las 72 horas, ya que se desconoce, en caso del VIH, si el agresor vivía con la infección.

Por su parte la directora general del Coesida-CAPASITS, Gabriela Velásquez Rosas destacó que, en los casos de violencia sexual, en la institución a su cargo, a las personas agredidas se les realiza de manera gratuita la prueba de detección del VIH, sífilis, hepatitis B y C, de igual manera se les otorga medicamento de emergencia, anticonceptivos y se les cubre los antibióticos para otras ITS.

comunicado