La noche del pasado jueves, Sebastián Michel, vocero del MAS, reportó un atentado con dinamita durante una reunión con el presidente electo de BoliviaLuis Arce.

De acuerdo con el representante, un grupo de personas hicieron detonar un aparato con dinamita en la casa de campaña del MAS, en La Paz.

En el lugar se encontraban personas a cargo del monitoreo de información y de la comisión que trabaja en el acto de posesión. Por el momento no se reportan heridos.

«Hace pocos minutos hemos sido víctimas de un atentado de un grupo que ha dejado un cachorro de dinamita en la casa de campaña donde estaba reunido nuestro propio presidente electo Luis Arce», señaló el vocero.

«Ese es el clima que vivimos y esperemos que de acá al domingo no se complique», agregó. El acto oficial de posesión está previsto para el domingo 8 de noviembre.

CONDENA

Dijo que si bien no hubo heridos, es lamentable que el régimen de facto, encabezado por Jeanine Áñez, no haya hecho un pronunciamiento ante la agresión y no brinde seguridad al futuro presidente que fue electo con más de 55 por ciento de votos.

No hemos visto ninguna declaración del ministro de Gobierno Arturo Murillo; entonces, sentimos que estamos a merced de nosotros mismos, desprotegidos totalmente y nadie nos da la garantía necesaria para la seguridad de nuestra autoridad, agregó Michel.

La policía llegó más tarde a la casa de campaña del MAS, ubicada en la zona de Sopocachi, en el este de La Paz.

El depuesto presidente Evo Morales condenó en un tuit el atentado contra la casa de campaña.

El MAS descartó que vaya a formar milicias como las que la ultraderecha promueve en Santa Cruz y Cochabamba, con las que amedrentan a la población, y destacó que el gobierno de Arce no permitirá ningún grupo armado irregular y no se permitirá el uso de armas.

La región de Santa Cruz, centro de Bolivia, amaneció ayer con bloqueos carreteros y un paro convocado por organizaciones cívicas que denuncian un supuesto fraude electoral en los comicios del 18 de octubre y piden la suspensión de la toma de protesta del presidente electo Luis Arce, previsto para el domingo.

El bloqueo carretero que comenzó la semana pasada tras el llamado del ultraderechista conglomerado civil-empresarial Comité Cívico, paralizó el cinturón agroindustrial y se extendió hasta la frontera con Brasil, según reportes de radioemisoras locales. En otras ciudades, grupos de derecha realizaron marchas y bloqueos menos contundentes.

La protesta podría ser más dura este viernes debido a que se pretende paralizar la capital del departamento, Santa Cruz, la ciudad más poblada y motor económico del país, reducto de la oposición más dura al Movimiento al Socialismo, partido de Arce y del depuesto presidente Evo Morales.

La polarización del país se mantiene desde las protestas de hace un año alentadas por la derecha que dejaron 36 muertos.