Para garantizar el progreso de la industria agroalimentaria en todo el mundo, y que a su vez, ésta se desarrolle y de cumplimiento a la seguridad alimentaria, será indispensable vincularse con la tecnología de calidad, así lo adelanta la empresa La Cosmopolitana.

“Esto es algo que debemos contemplar e implementar a la brevedad en la región de América Latina. Hacer uso de la tecnología de alta calidad para por ejemplo, controlar plagas o poder manejar los impactos del cambio climático en la tierra empleada para sembrar y en general en los ecosistemas, será vital para sobrevivir a la era post-pandemia que enfrentaremos en los próximos meses”, destaca la compañía cuyo giro de operaciones se centra en la proveeduría de alimentos.

En ese tenor, Michael Kremer destacado académico y ganador del premio Nobel de Economía, señala que la crisis generada por el Covid-19 no solo comprometerá el desarrollo económico de las regiones, sino que su impacto también se sentirá en el rubro de la seguridad alimentaria.

“En muchos casos, los agricultores no tienen acceso a la información científica más reciente. Pueden tener conocimientos tradicionales, pero esto no necesariamente los ayudará a adaptarse a nuevas plagas o nuevas variedades de semillas, o para abordar el cambio climático”, explicó Kremer durante un foro impulsado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Como parte de la región cultural de Mesoamérica, México ha sido cuna de esta práctica y punta de lanza al domesticar desde épocas remotas plantas como el maíz, los frijoles, las calabazas, los tomates, el cacao, entre muchos otros frutos y especias que actualmente conforman la gastronomía de prácticamente todo el mundo.

Para La Cosmopolitana el que México haya sido precursor de una actividad como la agricultura, es un patrimonio y un legado que debe protegerse y defenderse pero también, en el que es necesaria la innovación e inclusión tecnológica para garantizar su progreso y preservación.

“En países de otras regiones, existen casos de éxito en donde por ejemplo, a partir de la utilización de un teléfono celular con conexión a internet, los agricultores han podido consultar información meteorológica que les permite optimizar el rendimiento de sus cultivos. La misma utilidad tendría para la industria agroalimentaria de los países de América Latina, tener acceso a ese tipo de tecnología así como el dar apoyos para la investigación científica aplicada a ese ramo”, señalan directivos de La Cosmopolitana.

América Latina ha destacado a lo largo de la historia por ser líder mundial en la producción de materias primas agrícolas, por lo que la empresa mexicana señala que al proveer con tecnología y herramientas que les permitan mejorar sus procesos de producción, permitiría a la región y a sus habitantes obtener una mejor calidad de vida.