Con apoyo del Colectivo de Organizaciones Ambientales de Oaxaca (COAO), habitantes de la agencia municipal de Nativitas, Etla lograron frenar, mediante asamblea, la construcción de un fraccionamiento.

Los vecinos de esta comunidad se pronunciaron en contra de la construcción de fraccionamientos en esta población argumentando que ello ocasionaría diversos problemas ambientales.

De igual manera la asamblea general exigió a las autoridades que se devuelva el dinero recibido por la empresa constructora.

El pasado domingo la asamblea general de los habitantes de Nativitas, Etla aseguraron que la agente municipal, Alejandra Ramos, aceptó haber recibido 50 mil pesos por parte del arquitecto encargado de la obra.

Este último también dijo haber dado veinticinco mil pesos al presidente municipal de Etla, Elías Roberto Mendoza Pérez, para que autorizaran dichas construcciones.

LA VOZ DEL PUEBLO

En días pasados los habitantes de Nativitas habían denunciado que con la complacencia de las autoridades y sin el consenso ciudadano se pretendía construir una unidad habitacional, hecho que además ocasionaría graves problemas ambientales en esa comunidad de los Valles Centrales de Oaxaca.

César Carrión e Ignacio Martínez del Comité Pro Defensa de los Recursos Naturales e Identidad de Nativitas, Etla con el apoyo de Nasario García Ramírez, presidente del Colectivo de Organizaciones Ambientales de Oaxaca (COAO), señalaron que por esta situación se presentó incluso una denuncia ante la Secretaría de Medio Ambiente, Energía y Desarrollo Sustentable (Semaedeso).

De acuerdo con esta denuncia, en el predio 1 ubicado en la calle Oriente esquina con las vías del ferrocarril de la agencia de policía de Nativitas, Etla se ha construido una casa a base de concreto con medidas aproximadas de 6 metros de ancho por 6 de largo, «la cual supuestamente es una casa muestra de un fraccionamiento que se pretende construir».

Sin embargo, los quejosos señalaron que las autoridades se han negado a informar a la ciudadanía sobre este proyecto, por lo que hasta el momento se desconoce el nombre de la empresa que pretende construir dijo complejo de viviendas.

De igual forma mencionaron que en el predio 2 ubicado en la calle Oriente, a un costado del edificio que ocupa la agencia de policía de Nativitas, se realizan actividades de derribo de árboles, encaminadas también a una presunta construcción de un fraccionamiento.

Para los denunciantes, la llegada de más población ajena a su comunidad podría impactar gravemente al medio ambiente, pues demandarán servicios básicos como agua potable, luz y drenaje.

Informaron que actualmente tienen graves problemas de contaminación del arroyo «Asunción» por la descarga de aguas residuales de un tubo de drenaje que se fracturó y que hasta la fecha no ha sido reparado.

Ante ello, los vecinos de esta población de menos de mil habitantes dijeron no a los fraccionamientos y añadieron que protegerán sus recursos naturales.

IMAGEN: SILVIA CHAVELA RIVAS