En lo que va 2020  –de enero a mayo–, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca ha iniciado siete investigaciones por agresiones en contra de periodistas, siendo las más recurrentes las de tipo físico, detenciones arbitrarias, bloqueo informativo, hostigamiento, amenazas de muerte, así como el robo de equipo de trabajo.

Mientras que de 2015 a 2019, la DDHPO realizó 253 investigaciones derivadas de quejas y/o cuadernos de antecedentes relacionados con violaciones a los derechos de periodistas.

En 2015 el organismo defensor de los Derechos Humanos recibió 12 expedientes de queja e inició 31 Cuadernos de Antecedentes (CA), para 2016 se registraron 38 quejas y 49 CA; en 2017, 27 quejas y 36 CA; en 2018, 11 quejas y 27 CA; mientras que en 2019 siete expedientes de queja y 15 CA.

El órgano autónomo resalta que frente a la crisis sanitaria y económica derivada de Covid-19, es preocupante que las y los comunicadores sigan enfrentando hostigamientos y agresiones  en el ejercicio de la libertad de expresión.

La Defensoría reitera que la libertad en el ejercicio periodístico es fundamental para las sociedades democráticas, debido a que cuando se daña a un periodista, no solo se afecta la labor, sino la posibilidad de la sociedad de informarse y tomar decisiones y más aún en tiempos de pandemia.

Así también, afirma que es obligación de las autoridades investigar las agresiones contra las y los periodistas, a fin de que éstos no queden en la impunidad, así como garantizar su  seguridad y protección cuando estén en situación de riesgo con motivo de su trabajo.

comunicado