El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, llegará a Oaxaca este fin de semana para realizar una gira por el Istmo de Tehuantepec a fin de supervisar las obras del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT).

En un pasado acto de supervisión de la rehabilitación de la vía del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, infraestructura que integrará el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT), el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que la obra tendrá una inversión inicial de más de 3,000 millones de pesos (mdp) y una inversión total de 20,000 mdp.

“No va a quedar esta obra inconclusa, vamos a tener el presupuesto suficiente, necesario para terminar esta obra, tenemos que terminar todo el proyecto del Istmo a más tardar en 2023”, dijo en su pasada visita al tramo Veracruz-Oaxaca.

Asimismo, destacó que el plan es que esta infraestructura “no se privatice” por lo que están en búsqueda de una “forma adecuada de empresa pública en donde participe el gobierno federal, pero también los gobiernos de los estados, dejarles a las autoridades estatales también acciones de esta empresa pública, que cuiden las autoridades locales para que no se privaticen estos bienes, que sean de la Federación y que sean de los estados”.

De acuerdo con el mandatario, el CIIT funcionará debido a que “ahora China a pesar de la pandemia y de la crisis económica mundial, sigue siendo la fábrica del mundo, y lo mismo los países asiáticos, y ya ahora hay más, mucho más transporte de mercancías por el Pacífico”.

Las obras de rehabilitación del ferrocarril del Istmo de Tehuantepec ya iniciaron en la Línea Z en una longitud de 200 kilómetros entre Medias Aguas y Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca.

López Obrador señaló que además de ampliar los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos y modernizar las vías ferroviarias, se establecerán centros para el desarrollo industrial, parques industriales en los 300 kilómetros que integran el CITT, y habrá estímulos fiscales a las empresas que se establezcan ahí, tales como cobrar la mitad del Impuesto Sobre la Renta y la mitad del Impuesto al Valor Agregado, además de que serán más baratos los insumos energéticos como gasolinas, por el diesel, por la luz.